• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gran redada en Australia contra un grupo islamista

más de 800 agentes federales y estatales allanaron más de dos decenas de viviendas el jueves, en una redada antiterrorismo en Australia/ Foto AP

Más de 800 agentes federales y estatales allanaron más de dos decenas de viviendas el jueves, en una redada antiterrorismo en Australia/ Foto AP

Las redadas, en las que participaron 800 policías federales y estatales, —lo que las convierte en las más grandes de la historia del país— respondían a informes de inteligencia de que un líder de Estado Islámico en Oriente Medio había llamado a sus seguidores en Australia a matar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La policía australiana dijo el jueves haber desarticulado una trama para realizar decapitaciones en Australia, urdida por partidarios del grupo radical Estado Islámico. En la operación fueron detenidas 15 personas y se registraron una docena de propiedades en toda Sydney.

Las redadas, en las que participaron 800 policías federales y estatales, —lo que las convierte en las más grandes de la historia del país— respondían a informes de inteligencia de que un líder de Estado Islámico en Oriente Medio había llamado a sus seguidores en Australia a matar.

El primer ministro, Tony Abbott, fue cuestionado sobre las noticias de que los detenidos estaban pleaneando decapitar a una persona elegida al azar en Sydney.

"Esos son los informes que recibimos", les dijo a reporteros. "Las exhortaciones — bien directas — provenían de un australiano que al parecer es un líder importante del Estado Islámico a redes de respaldo en Australia para que cometiesen asesinatos de demostración aquí en el país".

"No es simplemente una suposición, esa es la intención y por ello la policía y agencias de seguridad decidieron actuar de la forma en que lo hicieron", dijo.

Los arrestos se produjeron apenas días después de que el país elevase su alerta de terrorismo al segundo mayor nivel en respuesta a amenazas presentadas por el grupo Estado Islámico. En ese momento, Abbott dijo que no había información que apuntara a un ataque terrorista inminente.

Más tarde el jueves, el fiscal general australiano, George Brandis, confirmó que una persona nacida en Afganistán que había pasado tiempo en Australia y ahora trabaja para Estado Islámico en Oriente Medio había ordenado a sus seguidores en Australia que decapitaran gente y grabaran las ejecuciones.

"SI (...) la policía no hubiera actuado hoy, es probable que esto hubiera ocurrido", dijo Brandis a la cadena Australian Broadcasting Corp.

Ni Abbott y ni Brandis mencionaron por nombre al australiano. Pero Mohammad Ali Baryalei, que se cree es el australiano de mayor rango en el grupo Estado Islámico, fue identificado como co conspirador en documentos judiciales publicados el jueves. La policía emitió una orden de arresto contra el ex portero de club nocturno, de 33 años.

Uno de los detenidos en la operación, Omarjan Azari, de 22 años y residente de Sydney, compareció brevemente en el tribunal el jueves.

El fiscal Michael Allnutt dijo que Azari estaba involucrado en un plan para ejecutar horripilantemente a una persona escogida al azar — algo que estaba "claramente diseñado para sacudir y horrorizar" al público. El plan tenía "un nivel inusual de fanatismo", dijo.

Azari está acusado de conspirar para preparar un ataque terrorista. La sentencia potencial no estaba clara.

En documentos en la corte, Azari fue acusado de conspirar con Baryalei y otras personas entre mayo y septiembre de este año para preparar un ataque terrorista. Allnutt dijo que los cargos se derivaban de una conversación telefónica interceptada hace un par de días.

Azari no solicitó fianza ni respondió a los cargos. Su próxima comparecencia en la corte fue fijada para el 13 de noviembre.