• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Google pide permiso a EE UU para publicar datos vinculados con filtración

Google, buscador web más grande del mundo | Cortesía Google

Google, buscador web más grande del mundo | Cortesía Google

La data estaría centrada en los usuarios que fueron solicitados por el Gobierno de Estados Unidos por razones de seguridad nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gigante tecnológico Google solicitó este martes permiso al Gobierno de Estados Unidos para publicar un resumen de datos de los usuarios que fueron solicitados por el Gobierno estadounidense por razones de seguridad nacional.

En un comunicado, dirigido al secretario de Justicia, Eric Holder, y al director del FBI, Robert Muller, la compañía reivindica que de publicarse las cifras, quedaría demostrado que los datos a los que ha tenido acceso el Gobierno estadounidense son muy inferiores a lo que se ha asegurado tras las recientes filtraciones.

"Pedimos que ayuden a hacer posible que Google publique en nuestro Informe de Transparencia las cifras totales de solicitudes de seguridad nacional -incluyendo las revelaciones de la (Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera) FISA en términos de la cantidad que recibimos y su alcance", reza la carta, firmada por el jefe de asuntos legales, David Drummond.

"Las afirmaciones en la prensa sobre que nuestro cumplimiento de estas solicitudes da acceso sin restricciones al Gobierno de EE.UU.a los datos de nuestros usuarios son simplemente falsas", insiste la nota.

"Los números de Google muestran claramente que nuestro cumplimiento de estas solicitudes está muy lejos de las afirmaciones que se hacen. Google no tiene nada que ocultar", insiste la misiva.

Drummond añade que la compañía es "siempre ha dejado claro que cumple con los requerimientos legales vigentes. Y la semana pasada, el Director de Inteligencia Nacional reconoció que los proveedores de servicios han recibido peticiones de la FISA.

La reacción del gigante tecnológico surge apenas unos días después de que el joven informático y extrabajador de la CIA y la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Edward Snowden, filtrase la existencia de dos programas secretos de recopilación de datos telefónicos y digitales de millones de usuarios del Gobierno de Estados Unidos.

Ante las revelaciones, el Gobierno de EE.UU. se ha amparado en la ley FISA y en la Ley Patriota, textos legislativos que permiten la recopilación de datos personales con propósitos antiterroristas.

En 2011 el presidente Barack Obama promulgó otra extensión de la Ley Patriota, aprobada tras los atentados del 2001.

La extensión es hasta el 1 de junio de 2015 sin modificaciones en la Sección 215 que autoriza la intromisión del Gobierno en los registros que están en manos de terceras partes, como las cuentas bancarias, bibliotecas, agencias de viaje, alquileres de vídeos, teléfonos, datos médicos, de iglesias, sinagogas y mezquitas.