• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Gobierno turco traslada a otros 800 policías en su "limpieza" del cuerpo

La orden de traslado o de cambio de área de competencia llegó a medianoche a medio millar de agentes en Ankara, a 274 en Esmirna, a 40 en Estambul y a otros 20 en Gaziantep

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno turco ha cambiado de destino a otros 800 policías en cuatro provincias, en una nueva oleada de medidas contra agentes implicados en la investigación de escándalos de corrupción, informan hoy los diarios "Radikal" y "Hürriyet".

La orden de traslado o de cambio de área de competencia llegó a medianoche a medio millar de agentes en Ankara, a 274 en Esmirna, a 40 en Estambul y a otros 20 en Gaziantep.

Con estos traslados, ya supera los 6.000 el número total de policías alejados de sus puestos desde el pasado 17 de diciembre, cuando se lanzaron las investigaciones de supuestas corruptelas en las altas esferas del Gobierno.

La primera pesquisa forzó la dimisión de cuatro ministros y llevó a la cárcel a los hijos de dos de ellos, pero varias investigaciones abiertas por la Fiscalía han sido bloqueadas al recibir la Policía orden de negarse a efectuar las detenciones previstas.

Los traslados buscan castigar a los comisarios que participaban en la investigación de figuras cercanas al Gobierno y alejar de los puestos clave a quienes podrían hacerlo en el futuro, sospecha la prensa crítica con el Ejecutivo del primer ministro, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

La misma medida ha sido tomada contra numerosos funcionarios de la Fiscalía turca.

Ayer, dos fiscales involucrados en la investigación del escándalo de corrupción, conocido como "17 de diciembre" y que implica a varios ministros, fueron relevados de sus puestos.

Según "Hürriyet", cerca de la mitad de los 192 fiscales de Estambul fueron trasladados desde la llegada del nuevo fiscal jefe de la provincia, Hadi Salihoglu, nombrado el pasado 16 de enero.

Salihoglu sustituyó a Turan Çolakkadi, trasladado tras lanzar una investigación contra altos cargos que fue bloqueada por Interior antes de que pudieran efectuarse las detenciones previstas.

Erdogan califica las investigaciones como una "conjura" en su contra dirigida por "bandas que operan bajo el manto de la religión", en referencia a la red de simpatizantes del predicador islamista Fethullah Gülen, su otrora aliado.

Gülen ha negado dar instrucciones a la Judicatura, pero su movimiento se ha posicionado públicamente contra Erdogan y defiende la labor de fiscales y policías, "que solo cumplen con la ley".