• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gobierno sirio, bajo presión para permitir la entrada de ayuda en Homs

Muchos delegados temían perder la credibilidad ante las agrupaciones rebledes que combaten en Siria / EFE

Muchos delegados temían perder la credibilidad ante las agrupaciones rebledes que combaten en Siria / EFE

Diplomáticos occidentales dijeron que el Gobierno sirio debe actuar con rapidez para permitir que esto suceda o se enfrenta a una posible resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno sirio estaba bajo presión el lunes para que permita la entrada de camiones con ayuda en la asediada localidad de Homs, mientras los negociadores buscan mantener las conversaciones de paz centrándose en gestos humanitarios.

Las autoridades de Damasco dijeron que mujeres y niños podrían salir de Homs; y delegados gubernamentales y de la oposición también hablaron de liberar a prisioneros.

El mediador de la ONU dijo que espera que las conversaciones, que continúan el lunes en Ginebra, puedan avanzar para llegar a un tema central que divide a ambas partes después de tres años de guerra civil: el futuro político de Siria y del presidente Bashar al-Assad.

Homs, que ocupa un lugar estratégico en el centro del país, ha sido un campo de batalla clave. Las fuerzas de Assad retomaron muchas de las áreas que la rodean el año pasado, dejando a los rebeldes asediados en el centro de la ciudad, junto con miles de civiles.

El viceministro sirio de Relaciones Exteriores, Faisal Mekdad, dijo el domingo en rueda de prensa que el Gobierno permitiría que las mujeres y los niños salgan del centro de la ciudad si los insurgentes les permiten el paso.

El mediador de la ONU, Lakhdar Brahimi, dijo que entendía que se les permitiría abandonar Homs de inmediato.

Mekdad apuntó: "Si los terroristas armados en Homs permiten a mujeres y niños salir de la ciudad vieja de Homs, les permitiremos el paso. No sólo eso, les proporcionaremos refugio, medicinas y todo lo que necesiten".

"Estamos dispuestos a permitir que entre cualquier ayuda humanitaria a la ciudad a través (...) de los acuerdos cerrados con la ONU", agregó.

Diplomáticos occidentales dijeron que el Gobierno sirio debe actuar con rapidez para permitir que esto suceda o se enfrenta a una posible resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, mientras se instaba a Rusia y China a cambiar su oposición a tal medida.

"La pelota sigue en el campo del régimen. Entendemos que un informe ha sido devuelto a Damasco buscando instrucciones", dijo un diplomático.

Bloqueo

En la propia Homs, sin embargo, activistas de la oposición dijeron que los rebeldes exigen el fin completo del bloqueo, no sólo un alto al fuego limitado. Un video en internet mostraba a manifestantes con banderas islamistas denunciando las negociaciones de Ginebra como una "traición".

Brahimi, que presidió el sábado la primera reunión directa entre las dos delegaciones, iba a celebrar una nueva sesión conjunta el lunes para comenzar la negociación del plan de la ONU para un gobierno de transición.

Reconociendo el inicio lento del proceso, que comenzó con una conferencia internacional formal el miércoles, Brahimi dijo: "Esto es una negociación política (...) Nuestra negociación no es el lugar principal para abordar asuntos humanitarios".

"Pero creo que todos sentimos (...) que no se puede empezar una negociación sobre Siria sin tener cierto debate sobre la muy, muy mala situación humanitaria que existe", añadió.

Hubo pocas muestras de querer suavizar las posturas sobre la cuestión principal: si Assad debería dimitir ahora, tal como defienden la oposición y sus aliados árabes y occidentales que se acordó en la primera conferencia en Ginebra hace 18 meses.

"El presidente de la República Árabe Siria se queda hasta que el pueblo sirio diga otra cosa", dijo Mekdad, repitiendo la postura gubernamental de que Assad puede quedarse y ganar una elección.

En nombre de la oposición, el portavoz Louay Safi dijo que la sesión del lunes con Brahimi mostraría si el Gobierno tiene voluntad de negociar: "Mañana empezamos a hablar de transición de la dictadura a la democracia. El régimen está atascado".

La desconfianza mutua y la ausencia en Ginebra de poderosos grupos islamistas de oposición hace muy difícil cualquier progreso sustancial, y anteriores acuerdos de ayuda y alto el fuego han tenido una corta duración.