• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gobierno francés será firme ante manifestaciones contra EE UU

El ministro francés del Interior, Manuel Valls / Reuters

El ministro francés del Interior, Manuel Valls / Reuters

El ministro francés del Interior Manuel Valls, aseguró que no permitirá protestas violentas en París por el video islamófobo producido en Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, rechazó este domingo la manifestación contra Estados Unidos que tuvo lugar ayer en el centro de París sin estar autorizada y que terminó con más de un centenar de arrestos y aseguró que actuará con firmeza para que no se reproduzcan protestas de este tipo.

"He dado instrucciones para que estos actos no se reproduzcan", subrayó Valls en una entrevista a la cadena de televisión "France 2", antes de añadir que "estas manifestaciones están prohibidas. Cualquier hostilidad, cualquier llamamiento al odio debe ser combatido con la mayor firmeza".

Insistió en que no permitirá que en las calles se pueda oír a "gente que grita eslóganes hostiles a países aliados de nuestros valores" y tampoco a "mujeres cubiertas por entero con velo", en alusión a quienes se concentraron ayer, sin solicitar permiso, en los alrededores de la embajada de EEUU y se pusieron a rezar, en protesta por un vídeo que consideran blasfemo hacia los musulmanes.

El ministro socialista afirmó que los participantes en esa protesta "son unas pocas personas", pero al margen de su número reducido quiso dejar claro que el integrismo constituye un problema real en algunos puntos del país.

"Hay pequeños grupos que actúan en nuestros barrios que propugnan un islamismo radical", comentó Valls, antes aludir a la amenaza terrorista y recordar las matanzas del pasado mes de marzo cometidas en Toulouse (sur de Francia) y en sus alrededores por el joven integrista Mohamed Merah.

La justicia francesa ha abierto una investigación sobre la manifestación de ayer, con el objetivo de identificar a los organizadores, que, según los testimonios de los participantes, convocaron el acto a través de las redes sociales y mensajes de teléfono móvil.

La investigación de la Fiscalía de París se justifica por haberse tratado de una concentración que no había solicitado ni recibido autorización oficial.