• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gobierno español tardará dos años más para privatizar Bankia

Gobierno español tardará dos años más para privatizar Bankia

Gobierno español tardará dos años más para privatizar Bankia

El objetivo de esta postergación es tener el mejor momento para privatizar a un precio ventajoso el cuarto banco español, nacido en 2010 de la fusión de siete cajas de ahorro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno español se dará dos años más sobre el plazo previsto, hasta finales de 2019, para privatizar Bankia, una entidad salvada con una voluminosa inyección de dinero público y protagonista de un sonado escándalo, indicó una fuente del ejecutivo.

En virtud de una ley aprobada en 2012, el gobierno conservador de Mariano Rajoy tenía cinco años de plazo para privatizar Bankia, de la que el Estado controla actualmente un 65%. Sin embargo, este viernes se presentará en consejo de ministros una modificación para disponer de siete años de plazo, con el objetivo de no tener esos límites de tiempo y maximizar el retorno de las ayudas públicas.

Lo que se busca así es el mejor momento para privatizar a un precio ventajoso el cuarto banco español, nacido en 2010 de la fusión de siete cajas de ahorro. El objetivo de esta fusión era contribuir a la consolidación de un sector devastado por el estallido de la burbuja inmobiliaria.

Sin embargo, la salida de Bankia a la bolsa de Madrid, el año siguiente, resultó ser un desastre, tanto que llevó a la justicia a investigar si se informó correctamente a los inversores de las verdaderas condiciones del banco. Ante los temores por la supervivencia de la entidad, el gobierno español le inyectó más de 22.400 millones de euros de ayudas, a través principalmente del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria).

El agujero en los resultados del banco acabó precipitando en 2012 un rescate europeo del sector bancario español. La Eurozona concedió unos 41.300 millones de euros de asistencia, a cambio de más de 30 condiciones dirigidas a apuntalar los bancos pero también las finanzas públicas españolas a través de un programa de austeridad y recortes.

Para recuperar el dinero de las ayudas, el Estado español se plantea además fusionar Bankia con otro banco nacionalizado durante la crisis, BMN, con el cálculo de aumentar el valor en bolsa del grupo resultante y luego revender a terceros su participación.