• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El Gobierno de Monti revisa su previsión de crecimiento para Italia

El dimisionario primer ministro italiano, Mario Monti / Reuters

El dimisionario primer ministro italiano, Mario Monti / Reuters

En 2014 el Ejecutivo italiano en funciones prevé un crecimiento económico del 1,3%, dos décimas porcentuales por encima del pronosticado en la última versión del Documento de Economía y Finanzas publicado el pasado septiembre

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Ejecutivo italiano en funciones, que preside Mario Monti, revisa a la baja la previsión de crecimiento de la economía de Italia en 2013, cuando prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) retroceda un 1,3%, frente a la caída del 0,2% calculada anteriormente.

Así lo anunció hoy el ministro de Economía italiano en funciones, Vittorio Grilli, durante una rueda de prensa celebrada en una pausa del Consejo de Ministros, en el que el Ejecutivo abordó un plan para movilizar 40.000 millones de euros en 2013 y 2014 para el pago a los proveedores de la administración pública.

En 2014 el Ejecutivo italiano en funciones prevé un crecimiento económico del 1,3%, dos décimas porcentuales por encima del pronosticado en la última versión del Documento de Economía y Finanzas publicado el pasado septiembre.

El gabinete tecnócrata de Monti estima además que el conjunto de las administraciones públicas cerrarán este año con un déficit del 2,4% (que podría ascender hasta el 2,9% con el nuevo plan de pago a proveedores), frente al 1,6% pronosticado en septiembre pasado y al 1,7% que estima que habrá en 2014.

Grilli explicó los pasos que Italia prevé dar para acelerar el pago atrasado a los proveedores de la administración pública, primero con el informe aprobado hoy en Consejo de Ministros que se remitirá al nuevo Parlamento y, después, con la aprobación de un decreto que defina la forma en la que se ejecutará.

"Nuestra propuesta es la de aumentar nuestra deuda potencial en 20.000 millones de euros para cada año, en 2013 y 2014, para crear disponibilidad de caja para pagar" las facturas atrasadas, indicó Grilli durante la rueda de prensa, retransmitida en directo por televisión.

En un comunicado, el Ejecutivo italiano en funciones explica que esta medida llega tras el último Consejo Europeo en el que se ha "reconocido la necesidad de un saneamiento de las cuentas diferenciado y favorable al crecimiento, que permita utilizar espacios de flexibilidad controlada para acciones de apoyo para el relanzamiento del crecimiento y la ocupación".

"En sintonía con las líneas expresadas por el Consejo Europeo, la Comisión Europea con la declaración del 19 de marzo ha subrayado la urgencia de una pronta resolución del tema de los pagos atrasados de la administración pública y ha aclarado los términos operativos de la noción de flexibilidad", reza la nota.

En el informe aprobado hoy por el Ejecutivo tecnócrata se apunta a una "relajación" de las exigencias de equilibrio presupuestario para las regiones y la administración local que contempla el pacto de estabilidad interno italiano, así como la concesión de "anticipos de caja" para el pago de las deudas relacionadas con la Sanidad pública ya contabilizadas en ejercicios anteriores.

"Desde su investidura, en noviembre de 2011, el Gobierno ha identificado los retrasos en los pagos de la administración pública como una práctica inaceptable para las correctas relaciones entre la administración pública y las empresas y como un gran daño para las compañías ya afectadas por las dificultades de acceder al crédito bancario en el contexto de la crisis", indica el comunicado.

Ya el 22 de mayo del año pasado, el Ejecutivo italiano presentó otro plan de pago a proveedores, con el que pretendía dar salida a unos 20.000 o 30.000 millones de euros de endeudamiento público en 2012, mediante cuatro decretos ministeriales, que afectaban tanto a la administración central, como a la regional y local.

En un comunicado de prensa divulgado ayer, el presidente de la patronal italiana Confindustria, Giorgio Squinzi, aseguraba que si la administración pública italiana devolviera a las empresas 48.000 millones de euros, es decir, dos tercios de lo que les deben, se podría aumentar en 250.000 el número de empleados en Italia y se incrementaría un punto porcentual el PIB del país.