• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gobernador republicano se une a Obama para atender la situación de Sandy

El presidente de EE UU, Barack Obama, junto a Chris Christie, gobernador republicano de Nueva Jersey / AP

El presidente de EE UU, Barack Obama, junto a Chris Christie, gobernador republicano de Nueva Jersey / AP

Chris Christie exhortó a no convertir la tormenta en algo político y resaltó que "El Presidente ha estado excepcional en su gestión del desastre"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, ha abandonado unos días el lado del republicano Mitt Romney para dejarse ver con su rival, el presidente Barack Obama, en un esfuerzo contra Sandy al que muchos insisten en dar un tono político.

A seis días de las elecciones, el republicano que dirige uno de los estados más perjudicados por el ciclón Sandy no ha dudado en elogiar a Obama y en acallar a quienes le critican por ello con el mismo lenguaje franco y sin tapujos que le ha convertido en una figura popular dentro de su partido.

"Me importa un rábano el día de las elecciones", dijo Christie en una conferencia de prensa el martes en Nueva Jersey. "Que se preocupen por ello los políticos que están en las papeletas. No es mi problema", reiteró.

En una de esas papeletas está Romney, un candidato al que Christie consideró incluso acompañar como aspirante a la vicepresidencia y al que ha respaldado desde la primera línea de su campaña, con momentos estelares como el discurso inaugural de la Convención Republicana en Tampa (Florida) en agosto.

Mientras Romney se esfuerza por arañar votos en los estados clave, Christie acompañó hoy a Obama en su gira por las zonas más devastadas de Nueva Jersey, tras agradecer profusamente que el mandatario firmara rápidamente la declaración de emergencia que él le había solicitado para su estado.

"El Presidente ha estado excepcional en su gestión del desastre", afirmó el político en una entrevista el martes con la cadena CNN.

"Ha sido maravilloso trabajar con el presidente. Su administración lo ha coordinado todo con nosotros", insistió en otro programa de la cadena MSNBC.

Aunque el gobernador ha insistido en que no convertirá en algo político una tormenta que ha costado vidas y que es "mucho más grande que unas elecciones", no faltan quienes calculan ya el impacto que sus elogios tendrán en las perspectivas de reelección de Obama.

Dante Chinni, profesor de políticas de la American University, cree que los halagos de Christie son un ejemplo de los "pequeños beneficios" que Sandy puede traer al mandatario, porque "la gente no se siente bien arremetiendo contra el presidente durante una crisis", señaló a Efe.

Aunque tienen cosas en común, como su profunda admiración por la estrella del rock Bruce Springsteen, los expertos coinciden en que el 'romance' entre Christie y Obama será efímero, y no responde a otra cosa que el carácter franco y locuaz del gobernador.

Conocido por su desapego al protocolo, el gobernador tampoco ha dudado en enfrentarse abiertamente al alcalde de Atlantic City, Lorenzo Langford, ni en dejar ver su dolor personal por el paso del ciclón, lamentando en su cuenta de Twitter la pérdida de "la costa de Jersey de mi juventud".

A sus 50 años, Christie gobierna desde hace dos y medio el estado en el que nació, un bastión demócrata en el que ha impuesto sus recetas republicanas en forma de duros recortes que le han valido la admiración del ala más tradicional del partido.

No obstante, sus políticas no han logrado rebajar la tasa de desempleo en el estado, que en septiembre seguía en 9,8%, y la lenta recuperación económica pone en riesgo su propia reelección, prevista para el año que viene y en la que se enfrentará, probablemente, al alcalde demócrata de Newark, Cory Booker.

Christie merece la aprobación de 56% de los votantes de su estado, según una encuesta publicada la semana pasada por la universidad Quinnipiac.

De orígenes humildes y abogado de profesión, el político nacido en Newark era un desconocido hasta 2001, cuando el entonces presidente George W. Bush decidió nombrarlo fiscal general de Nueva Jersey.

Católico, casado y con cuatro hijos, el corpulento político decidió competir por la dirección del estado en 2009, y finalmente logró desbancar al gobernador demócrata Jon Corzine en una ajustada contienda que culminó en noviembre de ese año.

En ese cargo, Christie ha librado batallas por el presupuesto, el desempleo y contra el matrimonio homosexual, pero la más fuerte llegó el martes en forma de vientos huracanados y él supo responder de forma "responsable y agresiva", en palabras de Obama.