• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gitanos protestan por su descripción en el DRAE como "trapaceros"

La RAE presentó a mediados de octubre la 23ª edición de su diccionario. En su nueva versión, eliminó la cuarta acepción de las seis que tiene la palabra, en su anterior edición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alguién que "se sirve de engaños y artificios para defraudar a una persona": afirmando que alimenta los "prejuicios", los gitanos denuncian la definición de esta palabra en el nuevo diccionario de la Lengua Española, en la que aparecen calificados como "trapaceros".

"Desde que la Real Academia de la Lengua (RAE) existe, la definición de la palabra gitano siempre ha tenido acepciones que aludían al robo y al engaño como una característica cultural", asegura Patricia Caro Maya, una activista que defiende los derechos de las mujeres romaníes.

Esta definición "ayuda a crear todavía más esas estructuras racistas dentro de la mente de las personas", subraya, recordando que en España "gitano" se utiliza a veces como un adjetivo para una persona poco honesta.

La RAE presentó a mediados de octubre la 23ª edición de su diccionario. En su nueva versión, eliminó la cuarta acepción de las seis que tiene la palabra, en su anterior edición: "Que estafa u obra con engaño". Pero, en la quinta acepción reenvía al significado de la palabra "trapacero", y la definición de esta última, -"Que con astucias, falsedades y mentiras procura engañar a alguien en un asunto"-, sigue indignando a los gitanos españoles.

"Lo que han hecho es ponerle diferente collar al mismo perro", explica Caro. Una asociación de mujeres gitanas, que comparte su indignación, ha convocado una manifestación ante la sede de la RAE en Madrid el 7 de noviembre.

 Esta definición "no hace más que alimentar una serie de prejuicios y estereotipos que ya existen sobre nuestro pueblo", afirma en un comunicado.

Por su parte,  la RAE no ha hecho ningún comentario, pero un portavoz remitió al preámbulo de su nueva edición, donde reconoce recibir peticiones de "eliminar del Diccionario ciertas palabras o acepciones que, en el sentir de algunos, o reflejan realidades sociales que se consideran superadas, o resultan hirientes para determinadas sensibilidades".

La lengua "refleja creencias y percepciones que han estado y en alguna medida siguen estando presentes en la colectividad", añade. Pero, el diccionario, "ni está incitando a nadie a ninguna descalificación ni presta su aquiescencia a las creencias o percepciones correspondientes", concluye el preámbulo.