• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Gastón Acurio: La cocina peruana se extenderá por el mundo como la japonesa o la italiana

Las bombas de chicha con las que Gastón Acurio dio inicio a la cena-viaje por Perú, servida en su restaurante Astrid&Gastón de Bogotá

Las bombas de chicha con las que Gastón Acurio dio inicio a la cena-viaje por Perú, servida en su restaurante Astrid&Gastón de Bogotá

El chef estimó que la cocina peruana genera un valor de 10.000 millones de dólares y dijo que el imaginario que se busca construir en base a ella va más allá de términos económicos, sino que se extiende al ámbito cultural, social, al fortalecimiento de la identidad y a la imagen del país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La biodiversidad, la multiculturalidad, la creatividad, el compromiso y la integración social llevarán a la cocina peruana a consolidar su presencia en el mundo en 25 años, dijo hoy en una entrevista con Efe el cocinero Gastón Acurio.


Según el cocinero y empresario, actualmente se está trabajando en la "conceptualización definitiva" de cada uno de los momentos que hacen "únicas y mágicas" las experiencias peruanas para que la cocina de Perú alcance en el menor tiempo posible la presencia internacional que han logrado otras, como la italiana o la japonesa.

"El hecho de que exista un mundo imaginario de cocina italiana con pastas, salsas, restaurantes y pizzerías en el mundo, fuera de Italia, tiene un valor de 500.000 millones de dólares. El hecho de que exista un mundo imaginario de la cocina japonesa tiene un valor de 300.000 millones de dólares", señaló.

Acurio estimó que la cocina peruana genera un valor de 10.000 millones de dólares y dijo que el imaginario que se busca construir en base a ella va más allá de términos económicos, sino que se extiende al ámbito cultural, social, al fortalecimiento de la identidad y a la imagen del país.

"De ahí la gran responsabilidad de los restaurantes que hacemos vanguardia, como esta de soñar en grande, de seguir imaginando que podemos inspirar al mundo con historias peruanas al mas alto nivel", apuntó.

Este año para Acurio ha sido de grandes satisfacciones y reconocimientos, como el haber obtenido el puesto 14 en la lista de los mejores restaurantes del mundo con su Astrid & Gastón de Lima.

"Hay dos restaurantes peruanos en la lista de San Pellegrino hoy día, y los dos están porque cuentan historias del Perú. Si contaran historias ajenas, si nos hubiésemos mantenido en esa etapa en que los cocineros representábamos historias de otras culturas, probablemente no estaríamos en esa lista", manifestó.

Acurio dice que es parte de un movimiento que recupera el orgullo por su cultura y por sus productos, y que Perú vuelve a brillar en un mundo donde la gente valora lo distinto y lo considera bello.

Para Acurio se ha vivido un proceso en que el mundo deja de lado a la cocina afrancesada para abrazar la gastronomía local, pero en Perú este cambio ha ido más allá por las contradicciones sociales y económicas que existen, por lo que se ha convertido en una herramienta de integración entre los pueblos.

La cocina peruana tiene un plan que busca promover a Perú en el mundo, además de a sus productos, a sus atractivos turísticos y tiene previsto integrar a los peruanos y generarles oportunidades dentro de la cadena gastronómica, según Acurio.

"La primera etapa consistía en lograr unir a los que están dentro de la cadena como cocineros, productores, comensales y autoridades en un sentimiento de orgullo y de confianza para poder empezar a soñar en grande. Y eso lo hemos logrado", destacó.

Para el cocinero, el segundo objetivo que ha conquistado la cocina de su país es hacer que el mundo la espere.

"Esto quiere decir que hoy día que si algún cocinero peruano quiere abrir un restaurante peruano en Alaska o en Noruega o en Hong Kong, si lo hace bien va a tener éxito, porque el mundo está esperando a la cocina peruana. Ya sabe que existe, ya sabe que es hermosa y la quiere hacer parte de su vida", precisó.

La creatividad y el compromiso no sólo son los pilares para construir un buen restaurante, según Acurio, sino para hacer realidad cualquier sueño.

"No hace falta tener una gran organización ni un gran restaurante, es un tema de principios, de convicciones y de valores que uno tiene que abrazar. Creatividad desde que te despiertas hasta que te acuestas y compromiso como un horizonte de vida permanente e irrenunciable", indicó.