• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

El G8 diverge sobre Siria pero coincide en mejora de la economía mundial

Los presidentes de EE UU, Barack Obama, y de Rusia, Vladímir Putin / Reuters

Los presidentes de EE UU, Barack Obama, y de Rusia, Vladímir Putin / Reuters

Putin y Obama señalaron que persisten sus divergencias sobre la solución al conflicto de Siria, pero que es preciso que las partes enfrentadas negocien y subrayaron que comparten el interés de poner fin a la violencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La cumbre de los países más industrializados del mundo (G8) constató hoy las divergencias entre sus líderes sobre el conflicto de Siria, pero su coincidencia de que la economía mundial ha mejorado frente al pasado año.

Los jefes de Estado y de Gobierno de EE UU, el Reino Unido, Alemania, Japón, Francia, Italia, Canadá y Rusia estarán reunidos dos días en el exclusivo hotel de Lough Erne, al borde de un lago en plena campiña, protegido por una valla de siete kilómetros y un despliegue policial nunca visto en esta provincia británica de conflictivo pasado.

Con nubes y claros en el cielo, el G8 evidenció la preocupación por el conflicto en Siria entre partidarios y detractores del régimen de Bachar al Asad, que ha causado 90.000 muertos en dos años, y la constatación de los líderes de que es preciso poner fin a la violencia.

Tras una larga reunión bilateral de dos horas, Putin y Obama señalaron esta noche que persisten sus divergencias sobre la solución al conflicto de Siria pero que es preciso que las partes enfrentadas negocien y subrayaron que comparten el interés de poner fin a la violencia.

El G8 llegaba a Lough Erne, cerca de la tranquila localidad de Enniskillen, después de que Estados Unidos asegurara que hay evidencias de que el régimen sirio utilizó armas químicas contra los rebeldes y del rechazo de Rusia a una zona de exclusión aérea sobre Siria por considerar que viola el derecho internacional.

La cumbre de los países ricos durará apenas 24 horas, desde las 14.30 GMT de hoy hasta aproximadamente la misma hora de mañana, pero tiene una agenda muy apretada que incluye debates sobre la economía global, la liberalización comercial, la lucha contra el terrorismo, la transparencia y el combate contra la evasión fiscal.

La primera sesión plenaria trató hoy sobre el estado de la economía mundial, que el G8 coincide en que se encuentra en mejor situación que en la reunión de hace un año en Camp David (EEUU) si bien siguen los riesgos.

Las perspectivas de la economía global siguen siendo "débiles" pero los "riesgos a la baja" han remitido gracias a las iniciativas tomadas en las grandes áreas monetarias del G8 -Eurozona, Japón y EE UU- y a la "resistencia" de las economías emergentes, señalaron.

Según Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, la Eurozona ha superado "la amenaza existencial" que pendía hace un año sobre la moneda única y la Unión Europea puede asegurar a los países del G8 que su situación económica ha mejorado desde entonces.

Poco antes de que comenzase el encuentro, Obama, Cameron y los representantes de la UE anunciaron el inicio oficial en julio próximo de las negociaciones de un tratado de libre comercio entre EE UU y la UE, que podría tardar dos años en concluirse.

"Creo que estas negociaciones serán difíciles y que todos vamos a tener sensibilidades que habrá que abordar", apuntó el presidente de Estados Unidos, mientras Cameron habló de "una oportunidad en una generación" para crear "más empleos, precios más bajos y ayuda para las familias trabajadoras".

En esta cumbre, Cameron quiere sacar adelante compromisos contra el fraude y la evasión fiscal, ante el creciente escándalo por las estrategias que utilizan las multinacionales para evitar pagar impuestos en el país en el que operan, a través de paraísos fiscales.

Impuestos, transparencia y comercio es el lema elegido por el "premier" británico para la reunión, que ha evitado poner en su centro a los países en desarrollo y las estrategias contra la pobreza, como ocurrió en la última cumbre británica en Gleneagles (Escocia) en 2005, algo que Cameron justifica en la necesidad de afianzar la recuperación.

La cumbre que se celebra el día en que el diario "The Guardian" denunció un posible espionaje del Reino Unido durante las reuniones del G20 en 2009 para acometer las negociaciones en situación ventajosa.