• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Franco espera que el papa Francisco logre unir a la Iglesia

Federico Franco, presidente de Paraguay | EFE

Federico Franco, presidente de Paraguay | EFE

El Presidente de Paraguay aseguró que la elección de Jorge Mario Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI le produjo "una gran alegría, no solo por el hecho de que habla español, sino porque es oriundo de una región muy cercana a su país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente paraguayo, Federico Franco, manifestó este martes que espera que el papa Francisco pueda "unir a la Iglesia" y que logre sensibilizar al sector empresarial "para que con mayor responsabilidad social sea posible generar las condiciones de empleo" que permitan terminar con la pobreza.

Franco hizo estas declaraciones en una entrevista en Roma, tras asistir a la misa solemne de inicio de pontificado del papa Francisco celebrada en la plaza de San Pedro del Vaticano y en la que agregó que "la pobreza va a ir terminando en la medida en que se generen empleos".

Aseguró que la elección de Jorge Mario Bergoglio como sucesor de Benedicto XVI le produjo "una gran alegría, no solo por el hecho de que habla español, sino porque es un papa que es de la Argentina, un país muy cercano a Paraguay, que conoce las realidades y las vicisitudes" por las que atraviesa el país.

El papa Francisco sabe "lo que es la pobreza, la necesidad, la diferencia entre ricos y pobres, la gran asimetría que existe y, sobre todo, -dijo- conoce las penurias por las que pasan los pueblos latinoamericanos".

"Conoce la penuria por la que pasa mucha parte de la población católica del mundo y en particular los de América Latina, así que no estamos solo en sintonía en el idioma, sino que también estamos en sintonía en la necesidad por la que estamos atravesando", agregó.

Sobre el encuentro que tuvo hoy con el papa, cuando le saludó al final de la ceremonia explicó que el pontífice fue "muy amable" y le sintió "muy humano y muy sencillo".

Durante ese encuentro, el presidente paraguayo regaló al primer papa jesuita de la historia de la Iglesia un libro sobre las misiones de la Compañía de Jesús que, como recordó, "tuvieron en el Paraguay su centro de mayor esplendor y gloria".

"Se trata de un libro en el que podrá repasar todo lo que estudió en su vida", precisó Franco.

Entre los presentes que le entregó se cuentan además una hamaca (producto típico de Paraguay), "para que pueda descansar" en el palacio apostólico de Castel Gandolfo, situado a unos 30 kilómetros al sur de Roma, una colección de sellos y un recipiente para tomar mate.

"Para que él pueda seguir tomando su mate, una costumbre muy nuestra, muy de la zona con la imagen de la virgen de Caacupé, a la que el papa se refirió como la gloriosa mujer paraguaya", declaró Franco.

En referencia al regalo de las estampillas explicó que se debe a la pasión del papa Francisco por la filatelia.

"Le hemos traído -dijo Franco- una colección con casi toda la variedad de estampillas que tenemos en Paraguay relacionadas con la virgen de Caacupé, y también relacionadas con el Cerro Porteño, que tiene los mismos colores que el San Lorenzo de Almagro -equipo del que el papa es un gran aficionado- y con todo lo que hace referencia a la historia del Paraguay y con la presencia de los jesuitas".

Preguntado por si habían hablado de una posible visita a Paraguay, Franco explicó que había invitado al pontífice a visitar el país, aunque señaló que "no hubo tiempo para profundizar".

Franco viajó a Roma para tomar parte en la misa de inicio del pontificado junto a su esposa, Emilia Alfaro; el ministro del Interior, Carmelo Caballero; y el senador Miguel Carrizosa en representación del Congreso.