• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Francisco: Para la iglesia es vital no encerrarse en sí misma

El pontífice habló también de la nulidad del matrimonio y que debe ser armonizada con las situaciones de la Iglesia y la sociedad / EFE

El papa Francisco / EFE

El papa indicó que si la iglesia se encierra en sí misma "se enferma, se enferma de abundancia imaginaria, de abundancia superflua, se empacha y se debilita"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El papa Francisco abogó este sábado por que la Iglesia esté en un "estado permanente de misión" y advirtió de que es "vital no encerrarse, no sentirse ya satisfecha y segura con lo que ha logrado".

"Si sucediera esto, la Iglesia se enferma, se enferma de abundancia imaginaria, de abundancia superflua, se empacha y se debilita", dijo el papa en un vídeomensaje enviado a los participantes en la peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, que se celebra en Ciudad de México desde hoy y hasta el próximo martes con motivo del Año de la Fe.

Francisco subrayó que "hay que salir de la propia comunidad y atreverse a llegar a las periferias existenciales que necesitan sentir la cercanía de Dios", que "no abandona a nadie y siempre muestra su ternura y su misericordia inagotables".

Asimismo, hizo hincapié en que el objetivo de toda actividad pastoral "siempre está orientada por el impulso misionero de llegar a todos, sin excluir a nadie".

"No se trata de ir como quien impone una nueva obligación, como quién se queda en el reproche o la queja ante lo que se considera imperfecto o insuficiente. La tarea evangelizadora supone mucha paciencia, mucha paciencia, cuida el trigo y no pierde la paz por la cizaña", afirmó el pontífice.

Así, dijo que "la actitud del verdadero pastor no es la del príncipe o la del mero funcionario atento principalmente a lo disciplinario, a lo reglamentario".

"El pueblo de Dios que se le confía necesita que el obispo vele por él cuidando sobre todo aquello que lo mantiene unido y promueve la esperanza en los corazones", agregó.

Francisco advirtió, además, de que "la tentación del clericalismo, que tanto daño hace a la Iglesia en América Latina, es un obstáculo para desarrollar la madurez y la responsabilidad cristiana de buena parte del laicado".

"El clericalismo entraña una postura autoreferencial que empobrece la proyección hacia el encuentro con el Señor", explicó el pontífice.

"Por ello, creo que es importante, urge, formar ministros capaces de proximidad, de encuentro, que sepan enardecer el corazón de la gente, caminar con ellos, entrar en diálogo con sus ilusiones y sus temores", aseveró.

En esta línea, pidió que los obispos no deleguen esta labor y la asuman como algo fundamental para la vida de la Iglesia "sin escatimar esfuerzos, atenciones y acompañamiento".

"Una formación de calidad requiere estructuras sólidas y duraderas, que preparen para afrontar los retos de nuestros días y poder llevar la luz del Evangelio a las diversas situaciones que encontrará los presbíteros, los consagrados, las consagradas y los laicos en su acción pastoral", manifestó el papa.

Y agregó que la cultura de hoy "exige una formación seria y bien organizada" y se preguntó si existe la suficiente autocrítica para evaluar "los resultados de muy pequeños seminarios que carecen de personal formativo suficiente".