• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Francia investiga la presencia de drones en el cielo de París

Autoridades francesas investigan la presencia de drones en el espacio aéreo de París / AFP

Autoridades francesas investigan la presencia de drones en el espacio aéreo de París / AFP

Los aviones no tripulados, pilotados por control remoto, han sido avistados en diversos puntos de la ciudad como la torre Eiffel, en las orillas del Sena o en la plaza de la Bastilla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno francés investiga la presencia, por segunda noche consecutiva, de drones sobrevolando lugares emblemáticos y sensibles de París, un fenómeno misterioso que el Ejecutivo asegura tomarse "muy en serio".

El portavoz del gobierno, Stéphane Le Foll, reconoció hoy que el caso ha provocado la movilización de las fuerzas del orden, pero hizo un llamamiento a la calma puesto que, sostuvo, no hay motivo para la inquietud.

Los aviones no tripulados, pilotados por control remoto, han sido avistados en diversos puntos de la ciudad. En la madrugada del martes, cerca de la torre Eiffel, en las orillas del Sena o en la plaza de la Bastilla, entre otros lugares.

Anoche aparecieron en barrios periféricos del norte y el sur de la ciudad y, como la víspera, en la céntrica plaza de la Concordia, el único lugar donde han sido visto las dos noches, situada en uno de los extremos de la turística avenida de los Campos Elíseos y en uno de cuyos flancos se sitúa la Embajada de Estados Unidos.

En esta segunda jornada, según fuentes policiales, los drones fueron grabados por los agentes, lo que puede contribuir a hacer avanzar las pesquisas.

El hecho, cuyas consecuencias no superan por el momento la categoría de anécdota, ha provocado la apertura de una investigación que la Fiscalía francesa ha puesto en manos de la brigada de la Gendarmería encargada del transporte aéreo.

El cielo de París está sujeto a un estricto control que, de facto, veta a cualquier aeronave sobrevolarlo sin los reglamentarios permisos, en función de una ley que data de 1948.

Además, la ley gala prohíbe que, por motivos de seguridad, se hagan volar aviones sin piloto en zonas pobladas.

Por el momento, la población no ha mostrado particulares signos de alarma por este caso y Le Foll lanzó un mensaje en ese sentido.

"No hay que inquietarse, sino mantener una vigilancia, es un asunto que nos tomamos muy en serio", aseguró el portavoz del Ejecutivo, obligado a responder por este caso en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

El ministro de Interior, Bernard Cazeneuve, por su parte, se negó a responder a los periodistas que le cuestionaron por el asunto.

Le Foll reconoció que no será fácil dar con las personas que están detrás de estos extraños vuelos porque "cualquiera puede usar un dron", pero reiteró que no se lo toman "a broma".

"Tenemos que movilizarnos para encontrar a los autores de estos vuelos y una investigación está en curso para descubrirlos", aseguró el también ministro de Agricultura.

Sin dar ninguna clave sobre la investigación, Le Foll se limitó a comentar que París no es la primera capital del mundo donde se produce el vuelo ilegal de drones.

Recordó que la Casa Blanca y la Cancillería alemana también sufrieron este tipo de sucesos.

Más reciente está el caso del Palacio del Elíseo, donde los servicios de seguridad avistaron el mes pasado un dron sobrevolando su espacio aéreo.

Unos meses antes, se vieron drones sobre centrales nucleares, lo que motivó la apertura de investigaciones que todavía no han dado resultados.

El conocido ya como "caso de los drones" se produce en una ciudad que conserva un extraordinario dispositivo de seguridad desplegado tras los atentados terroristas de radicales islámicos contra el semanario satírico Charlie Hebdo del pasado 7 de enero.

Hasta 10.000 militares patrullan las calles de París como refuerzo de los agentes de policía, apostados en especial en lugares "sensibles" y en centros de culto.

El presidente francés, François Hollande, anunció la creación de un dispositivo que refuerce de forma perenne la vigilancia en los templos, al considerar que la amenaza terrorista sigue siendo "elevada".