• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Fracasa primera reunión de paz en Pakistán

Miembros de una delegación de talibanes que dialogaría con el gobierno de Pakistán / EFE

Miembros de una delegación de talibanes que dialogaría con el gobierno de Pakistán / EFE

Discrepancias entre representantes gubernamentales y tres religiosos del mayor grupo talibán ocasionaron la suspensión del encuentro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La primera reunión para negociar la paz entre emisarios del Gobierno y del mayor grupo talibán de Pakistán, Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP), prevista para hoy, fue cancelada por discrepancias sobre el grupo que representa a los insurgentes.

El encuentro estaba anunciado para las 14.00 hora local (9.00 GMT), pero pasado el mediodía varios medios locales informaron de la suspensión por la disconformidad del equipo gubernamental con la composición de su contraparte, integrada por tres religiosos.

El coordinador del equipo de representación gubernamental y asesor del Ejecutivo, Irfán Sidiqui, afirmó poco después a la cadena local Express que el equipo de emisarios talibanes debía tener más que los tres integrantes actuales.

"El primer ministro es el referente de nuestro grupo, pero ¿quién es el de ellos?", se preguntó también Sidiqui tras alegar que requieren más información sobre el funcionamiento del grupo de enviados talibanes. De acuerdo con la cadena Geo, el Gobierno también exige que al menos un integrante del TTP se adhiera al equipo negociador.

El comité gubernamental lo integran, además de Sidiqui, el exmiembro del aparato de inteligencia Mohamed Amir, el exdiplomático cercano al partido de Imrán Khan Rustam Sha y el periodista Rahimulá Yusufzai. A media tarde, el portavoz del cuestionado equipo negociador taliban, Samiul Haq, afirmó en rueda de prensa que la cúpula de los radicales ha dado instrucciones de mantener su equipo de negociadores con los mismos tres integrantes.

"Este grupo tiene la plena confianza de los talibanes", declaró Haq, rector de una conocida madraza del norte del país por la cual pasaron numerosos cuadros insurgentes paquistaníes y afganos, incluido el mulá Omar, líder de los talibanes afganos. Los otros dos emisarios del TTP son los mulás Ibrahim Khan, del partido religioso Jamaat-e Islami, y Abdul Aziz, depuesto imán de la Mezquita Roja de Islamabad, donde hubo una intervención del Ejército en 2007 contra un grupo de integristas atrincherados en el recinto.

El TTP propuso el sábado una lista de cinco personas que se vio ayer reducida a causa de las renuncias de dos de ellas, el líder del segundo partido más votado del país, el excriquetista Imrán Khan, y un miembro de la formación religiosa JUI-F. Khan anunció su negativa ayer a través de miembros de su partido, que alegaron que no hubo consulta previa de los talibanes antes de proponer al célebre exdeportista como miembro de su delegación y que el TTP debe enviar a sus propios miembros a las conversaciones. La propuesta de los insurgentes causó sorpresa en el país, en especial por el nombre de Khan, algunas de cuyas visiones coinciden con la de los radicales, pero que está plenamente integrado en el sistema institucional considerado antiislámico por el TTP. "Los talibanes están jugando a la política y tanteando al Gobierno con estas primeras negociaciones", opinó en declaraciones a Efe el analista Mohamed Amir Rana, director del Instituto Paquistaní de Estudios de Paz (PIPS).

A pesar de los primeros contratiempos, el experto en seguridad cree que la simple puesta en marcha de conversaciones es "un avance significativo, aunque habrá que esperar para ver resultados". El anuncio de un nuevo intento del Gobierno por negociar con el TTP, iniciativa que en los últimos meses ha tenido varios precedentes sin ningún resultado tangible, fue bien recibido por la oposición, pero es visto con escepticismo por analistas locales. Pakistán ha experimentado el último año un notable incremento de la actividad terrorista y se ha roto la tendencia a la baja iniciada en 2010. Según un reciente informe del PIPS, el año pasado hubo en el país asiático más de 1.700 atentados terroristas -un 61 % de ellos perpetrado por el TTP y sus aliados-, en los que murieron cerca de 2.500 personas, un 19 % más que en 2012.