• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Fijan audiencia de supresión de evidencias para caso Flores

De acuerdo con el anuario estadístico del Departamento de Justicia de Estados Unidos de 2014, solo 1% de las solicitudes de supresión de pruebas por parte de los acusados tuvo éxito en las audiencias en Nueva York

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, Paul Crotty, acordó realizar una audiencia de supresión de evidencias del caso de Efraín Campos Flores y Franqui Flores de Freitas en septiembre. En calendario procesal informa que para la petición solicitada por la defensa de Flores de Freitas se fijó como fecha el 8 de septiembre a las 9:30 am mientras que para Campos Flores será el 9 de septiembre a la misma hora.

La defensa de los sobrinos de Cilia Flores solicitó el 2 de julio pasado la celebración de una audiencia para plantear la supresión de evidencias, lo que significa que los acusados, sus abogados y los acusadores harán una aparición ante el juez frente a quien ambas partes discutirán si las pruebas contra los acusados deben ser desechadas porque se violaron los derechos constitucionales.

Las audiencias de supresión de evidencias son un mecanismo de defensa legal al que recurren los abogados para excluir las evidencias que consideran inadmisibles en el juicio. Por ejemplo, si hubo una violación a la cuarta o a la quinta enmienda cuando el individuo fue detenido.

De acuerdo con el anuario estadístico del Departamento de Justicia de Estados Unidos de 2014, solo 1% de las solicitudes de supresión de pruebas por parte de los acusados tuvo éxito en las audiencias en Nueva York.

Los dos bufetes defensores pidieron al juez Crotty que se suprimieran las declaraciones de los acusados luego de ser detenidos que fueron dadas en el avión que los condujo desde Puerto Príncipe hasta Nueva York. También solicitaron que se suprima la presentación inicial de los acusados ante el juez porque se hizo fuera de calendario, pues debieron ser presentados en las primeras 48 horas después del arresto y no en 57 horas como ocurrió; además tenían que ser llevados ante la instancia judicial más cercana al lugar del arresto, en este caso Puerto Rico.