• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Fernández cambió a los titulares de los ministerios de Defensa y Seguridad

La presidenta argentina Cristina Fernández / EFE

La presidenta argentina Cristina Fernández / EFE

La remodelación fue anunciada en un breve mensaje a la prensa por el portavoz de la Presidencia, Alfredo Scoccimarro, que adelantó que los nuevos cargos entrarán en funciones el próximo lunes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta argentina, Cristina Fernández, cambió hoy a los titulares de los ministerios de Defensa y Seguridad, a pocos meses de las elecciones legislativas que coinciden con el ecuador de su mandato y en medio de un severo desgaste por escándalos de corrupción.

En la primera remodelación de Gobierno de su segundo mandato, estrenado en diciembre de 2011, Fernández sacó del Ejecutivo a la actual ministra de Seguridad, Nilda Garré, una vieja militante peronista que durante los últimos meses había mantenido un bajo perfil, y que será propuesta como embajadora ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

Garré, exembajadora en Venezuela, fue la primera ministra argentina de Defensa, en 2005, bajo el mandato del fallecido expresidente Néstor Kirchner, y asumió la cartera de Seguridad en 2010, a finales de la primera legislatura de Cristina Fernández.

En su lugar, la presidenta ha nombrado a Arturo Puricelli, hasta ahora ministro de Defensa, cuestionado en los medios locales por los problemas que se han registrado en la campaña antártica.

La cartera de Defensa estará a cargo de Agustín Rossi, el jefe de la bancada kirchnerista en la Cámara de Diputados.

La remodelación fue anunciada en un breve mensaje a la prensa por el portavoz de la Presidencia, Alfredo Scoccimarro, que adelantó que los nuevos cargos entrarán en funciones el próximo lunes.

Los relevos se producen en medio del proceso de elaboración de listas para las elecciones legislativas del próximo octubre, que coinciden con el ecuador del mandato de Fernández y serán decisivas para determinar su futuro político.

Además, según analistas consultados por Efe, la presidenta acusa en las encuestas el desgaste de los escándalos por corrupción desvelados por la prensa que salpican a empresarios próximos al kirchnerismo, como Lázaro Báez, principal beneficiario de la obra pública en la provincia de Santa Cruz (sur) y hombre próximo al fallecido expresidente Néstor Kirchner.

Horas antes del anuncio, en un acto público en la provincia de Buenos Aires, bastión electoral peronista, Cristina Fernández cargó con dureza contra la tibieza de algunos dirigentes de su partido que "miran para otro lado" y "parece que nada les toca".

"Estoy un poquito cansada, no de gobernar, sino de que algunos se hagan los idiotas o me tomen a mí por idiota, porque siempre he actuado de muy buena fe", dijo.

"Cuídense de esos a lo que parece ser que nada les toca y nada les llega", afirmó Fernández, que lamentó que "siempre es más fácil quedar bien con todos y tener un millón de amigos".

Hasta ahora, en su segundo mandato, Fernández había relevado a Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte -cargo similar a viceministro- dependiente del Ministerio de Planificación, dos semanas después de un accidente de tren que dejó medio centenar de muertos en Buenos Aires.

Durante su primer mandato (2007-2011), cambió a su jefe de Gabinete, Alberto Fernández, tras el conflicto con las patronales agrarias que supuso un desgaste sin precedentes para el kirchnerismo.

Su sustituto, Sergio Massa, intendente de la localidad bonaerense de Tigre, terminó también por salir del Gobierno y en su lugar fue nombrado Aníbal Fernández, que ocupaba la cartera de Defensa y hoy es portavoz oficialista en el Senado.

La presidenta relevó también en su primer mandato al titular de Economía, Carlos Fernández, que fue sucedido Amado Boudou, otro leal a Kirchner hoy convertido en vicepresidente y también salpicado por escándalos de corrupción investigados por la Justicia.