• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Fernández reitera compromiso para democratizar la Justicia

La presidenta argentina Cristina Fernández / EFE

La presidenta argentina Cristina Fernández / EFE

Las declaraciones de la primera mandataria de Argentina se dieron luego de que el Supremo declarara la inconstitucionalidad de una reforma para la elección popular de los miembros del órgano de designación y remoción de jueces

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta argentina, Cristina Fernández, reiteró este jueves su compromiso para "democratizar" al Poder Judicial, luego que el Supremo declarara el martes último la inconstitucionalidad de una reforma para la elección popular de los miembros del órgano de designación y remoción de jueces.

"Me cuesta creer que en este siglo XXI estén impidiendo a los argentinos votar", dijo Fernández en un acto en la ciudad de Rosario (350 kilómetros de Buenos Aires) por el Día de la Bandera argentina.

Ante miles de personas congregadas ante el Monumento a la Bandera argentina, la mandataria afirmó que "más temprano que tarde" se impondrán los cambios en la Justicia "porque es un compromiso de democratizar a los tres poderes del Estado".

Este martes, la Corte Suprema declaró inconstitucional la polémica reforma del Consejo de la Magistratura impulsada por Fernández y dejó sin efecto la convocatoria a la elección popular de los miembros de ese órgano.

En un fallo dividido, el máximo tribunal declaró inconstitucionales cuatro artículos de la ley recientemente aprobada por el Parlamento por la que se introdujeron cambios en la regulación del Consejo de la Magistratura, órgano de designación y remoción de jueces creado por la reforma constitucional de 1994.

Los jueces supremos también declararon inconstitucional el decreto por el cual el Gobierno realizó la convocatoria para la elección de candidatos a consejeros, que iba a celebrarse en simultáneo con los comicios legislativos de este año.

La reforma impulsada por el Gobierno de Fernández y aprobada gracias a la mayoría oficialista en el Congreso aumentaba de 13 a 19 el número de miembros del Consejo de la Magistratura y contemplaba su elección por votación popular en candidaturas partidistas.

Esos cambios eran el aspecto más polémico de un conjunto de reformas en el Poder Judicial propuestas por Fernández para lograr una "democratización" de la Justicia.

Pero las modificaciones fueron seriamente cuestionadas por partidos de oposición, asociaciones de magistrados y de abogados, muchos de los cuales acudieron a los tribunales en contra de una reforma que, a su juicio, suponía una "partidización y politización" de la Justicia.