• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Fernández: Primero de mayo se celebra con empleos y no con amenazas

Cristina Fernández, presidenta de Argentina | AP

Cristina Fernández, presidenta de Argentina | AP

Los comentarios de la presidenta coinciden con la convocatoria de movilizaciones sindicales en protesta por la política económica del gobierno y la inseguridad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La presidenta argentina, Cristina Fernández, afirmó este jueves que el Primero de Mayo se celebra con empleos y no con "amenazas", coincidiendo con la convocatoria de movilizaciones contra el Ejecutivo y después de que un dirigente sindical amenazara con "muertos" en un conflicto laboral.

"Así se festejan los 1 de Mayo, abriendo lugares de trabajo no incitando, ni amenazando, ni agraviando sino trabajando y produciendo", dijo la mandataria en un mensaje telefónico durante un acto encabezado por el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en la provincia de Chaco para celebrar la Fiesta del Trabajo con la inauguración de un emprendimiento.

Los comentarios de Fernández coinciden con la convocatoria de movilizaciones sindicales en mayo en protesta por la política económica del Gobierno y la inseguridad y apenas unos días después de la polémica provocada por las declaraciones del sindicalista Pablo Moyano, hijo de Hugo Moyano, titular de la mayor central del país y enfrentado con Fernández.

"Ellos están buscando y yo digo que si tiene que haber muertos, va a haber un muerto, dos, tres, porque la gente está dispuesta a defender su puesto de trabajo y su dignidad", dijo Pablo Moyano en relación al conflicto que mantiene el sindicato de camioneros con la intendencia de Quilmes por la retirada de la concesión de la recogida de basuras a una empresa presuntamente vinculada a la familia Moyano.

Los sindicatos argentinos celebraron hoy el Primero de Mayo con actos por separado, reflejo de la división existente en el seno de las mayores centrales obreras del país.

Desde Avellaneda, en la periferia sur bonaerense, el secretario general de la rama oficialista de la Central de Trabajadores de Argentina, Hugo Yasky, pidió unidad para resistir la presión de "grupos muy poderosos que nos quieren hacer retroceder".

"Si nos llevan de nuevo a las políticas del neoliberalismo, olvídense de avanzar en todo lo que falta, porque también vamos a perder lo que conquistamos", advirtió Yasky.

El líder sindical llamó a "defender las políticas del Gobierno nacional a toda costa" en el acto celebrado en el microestadio de Racing con motivo del Día del Trabajador.

En las antípodas, la coalición política Frente de Izquierda (FIT) y sindicatos como la Coordinadora Sindical Clasista y el Encuentro Sindical Combativo marcharán a la Plaza de Mayo de Buenos Aires contra el Gobierno argentino por sus políticas "de ajuste".

"Este acto se enmarca dentro de un gran ajuste contra el pueblo trabajador, que lanzó el gobierno nacional con el apoyo de los gobernadores, de las grandes patronales y hasta del FMI", anticipó el diputado del FIT Nicolás Del Caño.

Entre las principales reivindicaciones figura el aumento del salario mínimo, alzas en las pensiones y subidas salariales por encima de la inflación, que sólo en el primer trimestre fue del 9,7 %, según datos oficiales.

La principal central obrera opositora, la Confederación General del Trabajo (CGT) liderada por Hugo Moyano, no convocó a una movilización para hoy, pero marchará en el centro de Buenos Aires el próximo 14 de mayo "por la falta de seguridad, contra la inflación y la desocupación".

El distanciamiento entre Moyano, que fue uno de los más importantes aliados del fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007), y Cristina Fernández se agudizó en vísperas de las elecciones presidenciales de 2011 y se agravó un año después, con la fragmentación de la Confederación General del Trabajo (CGT), la mayor central obrera del país, entre "moyanistas" y "kirchneristas".