• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Falta de cultura de alianzas impide formación de gobierno en España

“Es un hecho insólito y un fracaso importante del propio sistema tener que repetir elecciones en menos de seis meses”, afirmó la politóloga española Paloma Román 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por primera vez en la historia democrática de España se repetirán elecciones por falta de acuerdo político entre los partidos para formar gobierno. Este hecho inédito significará un reto para las agrupaciones tradicionales (Partido Popular y Partido Socialista Obrero Español) y para las emergentes (Ciudadanos y Podemos).

El diario estadounidense The New York Times escribió esta semana un editorial en el que describió la situación de España como un circo.  Sostuvo que los líderes políticos debieron hacer un esfuerzo para superar las ambiciones personales y rivalidades.   

Ferrán Requejo, politólogo y profesor de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, explicó que la falta de alianzas se traduce en un fracaso para todos los actores políticos. “No hay una cultura de coalición en España desde que se recuperó la democracia en 1978. Siempre ha gobernado un partido único”, dijo Requejo.

“Las organizaciones políticas han ido más a sus intereses a corto y mediano plazo que a pensar en que realmente había un cambio de ciclo en España y que ellos tenían que ponerse al frente de ello”, sostuvo la politóloga y directora del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense de Madrid, Paloma Román.

La politóloga coincidió con el análisis de Requejo. “Es un hecho insólito y un fracaso importante del propio sistema tener que repetir elecciones en menos de seis meses”, afirmó, a la vez que sostuvo que la política en ese país no está habituada a los pactos.

Nuevos comicios

En los comicios del pasado 20 de diciembre, el oficialista y conservador Partido Popular logró 123 escaños de 176 necesarios para investir de nuevo al presidente en funciones Mariano Rajoy. El PSOE quedó en segundo lugar con 90 diputados, seguido de Podemos con 60  y Ciudadanos con 40. Ninguno de los partidos tuvo los votos necesarios para ser cabeza de gobierno.

Después de los fracasos de los tres procesos de consulta impulsados por el rey Felipe VI de España para intentar que los partidos llegaran a un acuerdo, mañana se disolverán las cámaras legislativas y el martes se convocarán nuevas elecciones para el 26 de junio.

La encuestadora Metroscopia del diario El País de España hizo sondeos, durante los meses de marzo y abril, en las ocho provincias más pobladas del país. La conclusión es que en la nueva contienda electoral los partidos Ciudadanos e Izquierda Unida lograrían cuatro escaños más cada uno en comparación al 20-D. No obstante, la encuesta señala que el PP sigue siendo el partido más fuerte en la España rural. Se prevé que el nuevo Congreso español volverá a ser fragmentado.

Román explicó que para los populares repetir las elecciones era su única solución y la más aceptable para  conseguir más escaños.  “Pienso que van a perder votos aquellos partidos que la gente cree que han boicoteado los acuerdos, pues las personas se dieron cuenta de que en algunos casos no hubo una firme voluntad, sino más bien pura retórica. Eso le puede pasar a Podemos y también al PP”, indicó.  Sin embargo, aclaró que el PP puede no verse tan afectado porque cuenta con la lealtad de sus votantes conservadores.

Para Román, el caso de Podemos es distinto porque aunque se mostró como la agrupación más dispuesta al consenso en el discurso, al final no lo logró y eso le puede pasar factura.

“Hay una novedad electoral que puede ocurrir (el 26 de junio). A diferencia de lo que ocurrió en diciembre, ahora Podemos puede pactar con Izquierda Unida. Ellos se presentaron  separados y el sistema electoral castiga mucho a IU por la distribución de voto por provincia. Si se alían, eso puede incentivar que esa unión gane más votos. Este es el único dato nuevo de la oferta electoral”, destacó Requejo.

Tanto Román como Requejo creen que en las próximas elecciones pueda haber una baja participación.  “Si hay personas que no van ir a votar porque están cansadas de esta situación, generalmente van a ser votantes de izquierda; los de derecha son muy leales”, indicó la profesora.