• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

La FIL mexicana homenajea a Octavio Paz

El escritor mexicano Fernando del Paso participó en un evento en homenaje al poeta mexicano Octavio Paz, durante la XXVIII Feria Internacional del Libro de Guadalajara | Foto EFE

El escritor mexicano Fernando del Paso participó en un evento en homenaje al poeta mexicano Octavio Paz, durante la XXVIII Feria Internacional del Libro de Guadalajara | Foto EFE

Con tres charlas programadas, la Feria Internacional del Libro rendirá tributo al poeta y Premio Nobel de Literatura mexicano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La obra de Octavio Paz refleja una de las voces más honestas de la literatura mexicana, una opinión destacada hoy por su amigo, el novelista Fernando del Paso, durante un homenaje en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL).

Es “la voz más clara, nítida, equivocada a veces, tal vez, pero honesta y valiente de uno de los intelectuales más lúcidos del siglo XX”, afirmó en un texto leído por el poeta Ángel Ortuño, ante la imposibilidad de Del Paso para hablar claramente tras los infartos que sufrió hace unos meses.

La XXVIII edición de la FIL inició este sábado con Argentina como país invitado y la participación de 650 escritores de 22 países.

La de hoy es la primera de tres charlas programadas en la FIL en torno a Paz, en las que escritores e intelectuales explorarán las distintas dimensiones en las que el mexicano se desarrolló como escritor, editor, traductor y diplomático.

Del Paso consideró que el poeta, primer y único mexicano en recibir el Premio Nobel de Literatura (1990), denunció el tipo de desigualdades sociales que, incluso ahora, “siguen siendo escandalosas”.

Recordó la defensa que el poeta hizo de Sor Juana Inés de la Cruz en su libro Sor Juana o la defensa de la fe (1982), “el homenaje más grande que jamás en este país de machos un hombre le hubiera podido hacer a una mujer”.

El escritor destacó el conocimiento e interés profundo que Paz tenía por la historia mexicana. El laberinto de la soledad (1950), su obra cumbre, “es el mejor ejemplo de ese acucioso interés” y del amor “arraigado hasta las entrañas” que Paz sintió por México, dijo Del Paso.