• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

FEMA está preparada para responder ante el huracán Sandy

El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate / EFE

El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate / EFE

"Nuestros equipos están en sus puestos y están listos para llevar suministros, comida, agua embotella y material de abrigo", resaltó Craig Fugate, director de la agencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El director de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA), Craig Fugate, aseguró hoy que ese organismo está preparado para responder a cualquier situación causada por el huracán Sandy en la costa noreste de Estados Unidos.

"FEMA ha estado realizando los preparativos. Nuestros equipos están en sus puestos y están listos para llevar suministros, comida, agua embotella y material de abrigo. La Cruz Roja Estadounidense y otros aliados han estado trayendo sus suministros", detalló.

Fugate y el director del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE UU, Rick Knabb, hablaron sobre el huracán y los preparativos para afrontarlo en una conferencia de prensa telefónica.

"Hoy hemos estado trabajando con el tema de los generadores eléctricos. Hay un número muy conservador de generadores que están siendo traídos a la zona. Estos son los generadores más grandes para poder mantener operando instalaciones claves como hospitales y centros de tratamiento de agua", apuntó.

El funcionario dijo que también han "estado viendo otros generadores que será alquilados y llevados a las zonas que lo requieran", una labor que han coordinado con el Cuerpo de Ingenieros del Ejército "para estar listos y responder a potenciales necesidades".

"Mientras el huracán se acerca a la costa, vamos a estar en condiciones de actuar rápido dependiendo de las condiciones del tiempo", afirmó.

"Sandy", que dejó al menos 60 personas muertas a su paso por el Caribe, azotará la costa noreste con poderosos vientos, lluvias intensas y peligrosas marejadas, advirtió por su parte, Knabb.

El experto además informó de que siguen "anticipando una transición a un ciclón postropical más tarde hoy o esta noche. El momento en que ocurrirá dependerá de cuándo toque tierra y de dónde se encuentra el centro de circulación".

En el CNH se anticipa que Sandy, el décimo huracán de la temporada del Atlántico, será un fenómeno meteorológico de "larga duración" que seguirá arrojando mucha lluvia, acompañada por fuertes vientos y que ocasionará un aumento en los niveles del agua en las zonas costeras "antes que llegue a tierra y después de ello".

"Se espera que toque tierra en algún momento esta noche", dijo Knabb y reconoció que es "un poco difícil en situaciones como ésta, cuando el sistema está cambiando y está a punto de perder sus características tropicales, poder medir bien cuál es la dirección en que avanza el centro".

Los vientos con fuerza de huracán de Sandy se dejarán sentir en gran parte de la costa noreste, desde el norte de la península de Delmarva hasta Rhode Island y Massachusetts, "en toda la zona entre esos puntos".

El azote de los vientos durará hasta el martes en la noche o el miércoles en la mañana, precisó el experto.

En cuanto al oleaje, indicó que los pronósticos se mantienen: de 1,2 metros a 2,4 metros por encima del nivel del mar en muchos lugares de Delmarva hasta Connecticut y Long Island.

En el área comprendida entre Long Island y el puerto de Nueva York será de entre 1,8 metros y 3,3 metros por encima del nivel del mar.

Las torrenciales lluvias pueden ocasionar inundaciones repentinas y el desbordamiento de ríos. A ello se suma el "componente de la nieve" en la zona montañosa de West Virginia, Tennessee y Carolina del Norte.

"Es un fenómeno de múltiples peligros y el tiempo se está acabando o está por acabarse en muchas áreas, especialmente en la costa, en la medida en que las condiciones del clima sigan deteriorándose", advirtió Knabb.

Sandy es un huracán de categoría 1 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de 5, que tiene vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y ha llevado a las autoridades de nueve estados del noreste de EE UU a declarar el estado de emergencia.