• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

FARC pidieron aislar la campaña presidencial colombiana del proceso de paz

El jefe del equipo negociador de las FARC, Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez" y los miembros de su equipo Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias "Jesús Santrich" y Rodrigo Granda, alias "Ricardo Téllez" / EFE

El jefe del equipo negociador de las FARC, Luciano Marín Arango, alias "Iván Márquez" y los miembros de su equipo Seuxis Paucias Hernández Solarte, alias "Jesús Santrich" y Rodrigo Granda, alias "Ricardo Téllez" / EFE

Rodrigo Granda dijo en una entrevista divulaga hoy: "Nosotros quisiéramos que el proceso estuviera al margen de la campaña que se avecina, en la cual estamos inmersos. Queremos estar con la cabeza fría y le pedimos al Gobierno que la tenga"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los negociadores de las FARC en los diálogos con el gobierno en La Habana Rodrigo Granda e "Iván Márquez" pidieron hoy aislar del proceso la campaña para los comicios generales de Colombia de 2014 y la posibilidad de que el presidente, Juan Manuel Santos, aspire a la reelección.

Los líderes guerrilleros, ambos miembros del Secretariado o cúpula de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), coincidieron en este reclamo en sendas entrevistas divulgadas hoy.

"Márquez", quien es el "número dos" de las FARC y líder de su equipo negociador, dijo en una entrevista concedida a la Cadena Radial Bolivariana "Voz de la Resistencia", cercana a la insurgencia, que el proceso "no puede amarrarse a intereses personalistas o individuales".

"No se puede forzar la conclusión de una obra extraordinaria que demanda tiempo para su construcción. No nos endosen, por favor, las angustias de los tiempos electorales", agregó "Márquez", alias de Luciano Marín Arango.

Por su parte, el considerado "canciller" de la guerrilla, Rodrigo Granda, alias "Ricardo Téllez", dejó clara en una entrevista con la emisora colombiana La FM la postura de la guerrilla frente a los comicios generales de 25 de mayo de 2014.

"Nosotros quisiéramos que el proceso estuviera al margen de la campaña que se avecina, en la cual estamos inmersos, creemos que eso perjudica cualquier situación que se venga. Queremos estar con la cabeza fría y le pedimos al Gobierno que la tenga", dijo Granda.

Y lamentó que la eventual reelección de Santos en relación con el proceso de paz se haya instalado como un tema recurrente en la vida política de Colombia desde hace unos meses.

El presidente del Senado colombiano, Roy Barreras, advirtió hace un mes de que las elecciones legislativas y presidenciales programadas en Colombia para el primer semestre de 2014 obligan al gobierno y a las FARC a firmar la paz antes del próximo mes de julio, ya que el Congreso de este país debe refrendar los acuerdos alcanzados durante la presente legislatura.

De este modo, estableció una "fecha de vencimiento" porque "los acuerdos que se logren deben ser ratificados por el Congreso a través de una reforma estatutaria a más tardar en agosto de 2013".

"Márquez" rechazó hoy este plazo impuesto para regular el Marco Jurídico para la Paz, que según dijo ha sido "ofrecido con falsa generosidad a la rebeldía en armas" para su incorporación en la política, una labor que a su juicio no le corresponde al Congreso, sino a una Asamblea Nacional Constituyente.

"No hemos combatido toda una vida por la paz con justicia social y la dignidad de los colombianos para terminar engrilletados en las cárceles de los victimarios", insistió.

Por su parte, Granda se refirió a la actual discusión que libran en Colombia los ex presidentes Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010) contra el Gobierno de Santos por la forma en que está desarrollándose el proceso de paz, y dijo que es en este punto en el que surgen "las pequeñas minucias, las intrigas, la mezquindad, la triste condición humana".

Granda afirmó que el receso ampliado de dos semanas que las FARC y el Gobierno anunciaron el pasado sábado no evidencia ninguna crisis en las negociaciones, y que por el contrario se trata de "una situación normal" que permitirá que las partes acerquen sus puntos.

Según dijo, las FARC retornarán "muy optimistas" a la mesa de negociación el próximo 18 de abril en La Habana para "avanzar más si se prestan las condiciones del Gobierno" sobre la base sólida que conforman los acuerdos logrados hasta ahora en materia de desarrollo rural.