• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Expiran disposiciones de la Ley Patriota y Senado sigue debate

La medida, develada por Edward Snowden, permite recopilar datos para investigaciones terroristas a través de llamadas telefónicas  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Senado de Estados Unidos continúa el debate sobre la reforma de la controvertida Ley Patriota, de la que varias disposiciones expiraron ayer a la medianoche y sobre la que la mayoría bipartidista pretende modificar el acopio masivo de datos telefónicos de los usuarios en el país.

La medida se retrasó por la oposición de dos senadores republicanos Mitch McConnell, uno de los halcones en Washington que dice que las medidas son necesarias para garantizar la seguridad nacional, y Rand Paul, que aspira a la candidatura a la presidencia y quien argumentó que rechaza los “poderes invasivos de Washington”, lo que enfureció a sus pares republicanos y frustró a responsables de espionaje y fuerzas de seguridad, por el retraso a las enmiendas que deberán ser votadas hoy, y amplió la brecha de inacción provocada por el vencimiento de las disposiciones.

Lo que se debatía en la sesión extraordinaria del Senado era si prolongar la actual legislación, que expiró el 1° de junio y permite a Washington almacenar datos indiscriminadamente; permitir que esta ley expirase sin sustituirla por otra o suplirla por la nueva ley, que cedería a las compañías telefónicas el control de los datos.

El voto del Senado, con 77 votos a favor y 17 en contra, despejó el camino para que la Cámara ratifique definitivamente la ley. Lo primordial de la discusión era la sección 215 de la Ley Patriota, aprobada tras los atentados del 11-S y que permite recopilar información relevante para investigaciones terroristas a través de llamadas telefónicas, no su contenido pero si el cruce de datos.

Las actividades de recolección de datos de la NSA salieron a la luz en 2013, cuando el excontratista del gobierno estadounidense Edward Snowden reveló estas prácticas secretas. Se abrió entonces un debate entre el derecho a la privacidad de los ciudadanos y la necesidad de obtener información precisa para evitar ataques terroristas.

La NSA podrá reanudar el programa de vigilancia telefónica de ser aprobada hoy. En este caso, no es previsible que el lapso tenga consecuencias para la seguridad nacional del país.