• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Expertos no prevén cambio de rumbo económico en Argentina tras comicios

Cristina Fernández, con los resultados del domingo, prácticamente tiene negada la posibilidad de volverse a lanzar a la candidatura presidencial | Foto AP

Cristina Fernández, presidenta de Argentina | Foto AP

La actividad económica de Argentina creció el 1,9 % en 2012, una brusca desaceleración respecto a 2011, cuando la expansión de la economía de este país suramericano fue del 8,9 %

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno de Argentina no dará un golpe de timón en el rumbo económico, a pesar de la influencia que medidas en este campo han tenido para una derrota del oficialismo en las elecciones legislativas del pasado domingo, según analistas consultados hoy por Efe.

Para los expertos, el Ejecutivo podría hacer cambios en el equipo económico, pero ello no supondrá un giro radical en la marcha de la economía, que seguirá creciendo a un ritmo moderado, pero con alta inflación.

Según el economista Ramiro Castiñeira, de la consultora Econométrica, la pérdida del caudal de votos del oficialismo, que en dos años cayó del 54 % al 33 %, evidencia el "descontento con la administración pública en varios aspectos" y con una economía cuyo rebote este año resultó insuficiente.

La actividad económica de Argentina creció el 1,9 % en 2012, una brusca desaceleración respecto a 2011, cuando la expansión de la economía de este país suramericano fue del 8,9 %.

Según los últimos datos oficiales disponibles, en los primeros ocho meses de este año la actividad económica argentina acumuló un alza interanual del 5,5 %, rebote que está lejos de la tasa de expansión promedio del 8,3 % anual registrada entre 2003 y 2011.

"Uno espera medidas que ayuden a llegar a 2015 sin recesión, puntuales, pero ya no se esperan medidas estructurales", apuntó a Efe Castiñeira, para quien el Gobierno solo tiene en agenda "llegar sin recesión hasta 2015", cuando se celebrarán comicios presidenciales en Argentina.

Para el experto, la economía argentina muestra signos de deterioro en varios aspectos, como el fiscal, con un déficit cercano al 2,5 % del PIB que se "financia en su totalidad con emisión monetaria", lo que empuja los precios.

Aunque con el resultado electoral el oficialismo mantendrá una ajustada mayoría parlamentaria, el Gobierno ya no tendrá una "fuerte libertad política" para mantener su "fortísima intervención sobre los mercados", dijo a Efe Dante Sica, director de la consulta Abeceb.

"El Gobierno va a sentirse obligado a tomar medidas, pero que en el fondo son para ganar tiempo, van a tratar de poner parches para recuperar aire, pero no van a corregir los desequilibrios de base", sostuvo el experto.

De movida, un día después de la elección, el Gobierno flexibilizó hoy el ingreso de dólares al país para invertir en bienes de capital y pagar impuestos.

Pero para Sica, "no hay margen político por parte de el Gobierno para un cambio profundo" y aún una renovación de nombres en el equipo económico no será decisiva y las condiciones macroeconómicas se mantendrán.

"En los próximos dos años vamos a tener un ciclo de crecimiento bajo pero con inflación alta. No veo una perspectiva de una política de combate a la inflación", apuntó el experto.

El nivel de precios es uno de los asuntos más preocupantes en Argentina, donde, según datos oficiales, en los primeros nueve meses del año la inflación acumulada fue del 7,4 %.

El Gobierno prevé que este año la inflación será del 11,2 %, pero para analistas privados los precios crecen en realidad a un ritmo del 25 % anual.

De acuerdo con el último informe del Índice de Clima de Negocios (ICN), elaborado por la Universidad de Belgrano, el escenario de bajo crecimiento con alta inflación hace que la rentabilidad empresaria se mantenga en bajos noveles.

Ello impactó negativamente en el ICN del tercer trimestre de este año, que registró una caída interanual del 3,3 %, con lo que acumuló diez trimestres consecutivos de variación negativa.

"La incertidumbre permanecerá elevada debido a que se observa un comportamiento creciente del déficit fiscal, con emisión monetaria en un contexto de pérdidas de reservas. La evolución de estas variables -del modo en que se vienen desarrollando- difícilmente sea sostenible en el tiempo", señala el informe.

Según Sica, "todos los empresarios tienen una mirada pesimista al corto plazo, pero optimista al mediano plazo" y los mercados, de a poco, "están empezando a descontar el ciclo político que viene".

"El 2015 será mejor que el 2014 porque, mucho más perfilados los candidatos presidenciales, los mercados van a empezar a acompañar las medidas de lo que viene. Muchas veces, los mercados financian al que se va y empiezan a mirar al que viene", apuntó.