• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Exigieron leyes más estrictas sobre armas tras tiroteo en Virginia

Una periodista y un camarógrafo fueron asesinados mientras reportaban en vivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El gobierno de Estados Unidos insistió ayer en la urgencia de que el Congreso actúe y tome medidas “de sentido común” para reducir la violencia armada en ese país, tras el asesinato a tiros en Virginia de una periodista y un camarógrafo de televisión que estaban informando en directo.

“Hay algunas cosas de sentido común que solo el Congreso puede hacer y que sabemos que tendrían un impacto tangible en la reducción de la violencia armada en el país”, sostuvo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su rueda de prensa diaria.

Earnest recordó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lleva tiempo pidiendo al Congreso que tome ese tipo de medidas. El portavoz dijo que todavía no ha tenido la oportunidad de hablar con Obama del suceso de Virginia, sobre el que comentó que es “otro ejemplo de que la violencia armada se está convirtiendo en algo demasiado común en todo Estados Unidos”.

El suceso se produjo ayer alrededor de las 6:45 am, hora local, cuando los reporteros, Alison Parker, de 24 años de edad, y Adam Ward, de 27 años de edad, hacían una entrevista en directo en la plaza Bridgewater, en Moneta (Virginia). En el tiroteo también resultó herida la mujer a la que entrevistaba Parker, que se recupera en un hospital.

El asesino fue el periodista Vester Lee Flanagan, conocido como Bryce Williams, y que fue empleado de la cadena local WDBJ7, en la que trabajaban los fallecidos. Aunque no se saben los motivos, el sospechoso demandó en el año 2000 a otra cadena, la WTWC-TV, alegando discriminación racial.

La policía estatal informó que Flanagan se disparó en una autopista de Virginia y murió camino al hospital. “El sospechoso murió en el Hospital de Fairfax Inova, en el norte de Virginia, a consecuencia de una herida de bala que él mismo se autoinfligió”, declaró el sheriff del condado de Franklin, Bill Overton.

El Centro de Control de Enfermedades afirmó que en 2013, el último año con datos disponibles, 11.208 personas fallecieron en homicidios por disparos en Estados Unidos, de acuerdo con El País.

Desde 2012 Obama ha presionado al Congreso para aprobar leyes más restrictivas sobre el control de armas, pero sus esfuerzos no han tenido éxito.