• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Evo Morales: Privatizar el agua es privatizar la vida

El presidente de Bolivia, Evo Morales / EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales / EFE

El presidente de Bolivia defendió hoy el acceso al agua potable como derecho fundamental de las personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de Bolivia, Evo Morales, defendió hoy el acceso al agua potable como derecho fundamental de las personas y consideró que privatizar este recurso "es privatizar la vida".

Morales inauguró en La Paz el taller internacional "Derecho Humano al Agua y al Saneamiento en Bolivia", en el que expertos de varios países abordarán las iniciativas del Gobierno para hacer efectivo este derecho universal, con el apoyo de la cooperación española y el Banco Mundial.

"El tema del agua es de vida o muerte para las familias", dijo el mandatario, quien sostuvo que para garantizar la vida en Bolivia es preciso asegurar el acceso al agua "para el ser humano, para el ganado, para el riego y para la industria".

El presidente, que ya hace años reivindicó ante Naciones Unidas la declaración del agua como derecho humano, se mostró preocupado por que este "sea un recurso no renovable" y pidió la orientación de los expertos que asisten al taller.

"Si el agua es un DDHH es nuestra obligación ver cómo resolver ese problema en Bolivia", enfatizó.

El acceso universal al agua potable ha sido uno de los principales empeños de Morales desde su llegada al poder en 2006.

Morales participó activamente en la llamada "guerra del agua" de Cochabamba (1999), cuando tras una subida de tarifas las protestas ciudadanas lograron expulsar de esa ciudad central a Aguas de Tunari, participada por Bechtel y la española Abengoa.

Poco después de su llegada a la presidencia, y también debido a protestas populares, Morales retiró la concesión de la distribución de agua en las ciudades de La Paz y El Alto a Aguas del Illimani, filial de la francesa Suez Lyonnaise des Eaux, y el suyo fue uno de los primeros gobiernos del mundo en contar con un Ministerio del Agua.

Dicha empresa, que pasó a llamarse EPSAS, fue intervenida nuevamente en abril de este año por "ineficiencia".

Según datos difundidos por el Gobierno esta semana, un 78,5 % de Bolivia cuenta en este momento con acceso al agua potable y la cobertura será total en 2025, aunque ese porcentaje disminuye al 62,3 % en el área rural.

De esta forma el país cumplió en 2012, tres años antes de lo previsto, la meta de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU sobre esta materia.

Morales recordó este miércoles cómo él mismo vivió las penurias derivadas de la falta de agua potable, desde bañarse una vez al mes y lavarse el cabello con detergente a beber agua estancada con bichos, "poniendo una telita coladora para que el bicho no entre al estómago".

Explicó asimismo que en las zonas campesinas siguen muriendo muchos recién nacidos debido a la falta de agua potable, y que cuando se ve a los niños "gorditos" es porque su estómago está hinchado, "lleno de bichos".

Y en el oriente, relató, "recoges agua turbia del río", que hay que dejar reposar unas horas para que la tierra se pose, "y con eso hay que preparar comida".

"¿Cómo resolver el problema del agua? Pensando en la vida", defendió.

Morales abundó en los resultados del programa "Mi Agua" con el que se han puesto en marcha cientos de proyectos para llevar agua potable a pequeños municipios y reconoció que las zonas más problemáticas son los nuevos asentamientos de población en varios puntos del país.

Además, agradeció en presencia del embajador de España en Bolivia, Ángel Vázquez, el apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional y al Desarrollo (AECID), que "está ayudando bastante".

Vázquez, por su parte, felicitó a Morales y a su Gobierno por "su activismo nacional e internacional" en pro del derecho al agua y al saneamiento, que han hecho del país andino "el precursor para que este derecho fuera reconocido en todo el mundo" a través de una resolución de la ONU en el año 2010.

El diplomático recordó que 780 millones de personas en el mundo carecen de acceso al agua, la mayoría en el ámbito rural, y unos 2.500 millones de personas no cuentan con instalaciones de saneamiento adecuadas.

Explicó que los proyectos para paliar esta situación son una de las señas de identidad de la cooperación española, una apuesta materializada a través de la AECID mediante la creación del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, que destina 1.500 millones de dólares "para que cada día más latinoamericanos tengan acceso" a estos servicios.

Bolivia, indicó, es el país más beneficiado por la ayuda española en esta materia, a la que se destinan unos 170 millones de dólares que benefician directamente a 750.000 personas, según cifras facilitadas esta semana.

Entre los asistentes al taller inaugurado hoy figuran expertos de España, Ecuador, Argentina, México y Sudáfrica.