• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Estudian en EE UU aptitud femenina de combate

La soldado especialista Karen Arvizu, miembro del ejército de Estados Unidos | AP

La soldado especialista Karen Arvizu, miembro del ejército de Estados Unidos | AP

El Pentágono ordenó que las mujeres tengan las mismas oportunidades de servir en labores de combate igual que los hombres, ante los miles de posiciones que serán abiertas para ambos géneros en 2016

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La oficial del ejército Karen Arvizu, de poco más de 1,52 metros (cinco pies), es apenas 30 centímetros (un pie) más alta que el misil antitanque que carga en ambas manos para colocarlo en un vehículo blindado.

Arvizu se estira sobre las puntas de sus pies para abrir la escotilla superior de 136 kilogramos (300 libras) de peso.

"Tengo que subirme al asiento para colocar el misil en el lanzador", dijo la soldado Arvizu, de 24 años, oriunda de Los Ángeles. "Pesa casi la mitad que yo", apuntó.

Arvizu conduce con frecuencia Humvees o camiones de transporte en Fort Stewart, en Georgia, pero en las últimas tres semanas ella y otras 59 soldados mujeres reciben una probada de lo que se necesita para labores de combate.

Mientras pasan días cargando misiles de casi 30 kilogramos (65 libras) de peso y ametralladoras calibre .50, además de llevar casi 32 kilogramos (70 libras) de blindaje corporal, estas mujeres soldado contribuyen a hacer historia como parte de un estudio del ejército que determinará la aptitud física de todos los soldados, incluidas las mujeres por primera vez, para sumarse a las líneas del frente.

El Pentágono ordenó el año pasado que las mujeres tengan las mismas oportunidades de servir en labores de combate igual que los hombres, ante los miles de posiciones que serán abiertas para ambos géneros en 2016, de acuerdo con las previsiones.

Y mientras un estudio del ejército muestra que apenas una pequeña fracción de las mujeres afirma que desea su traslado a trabajos de combate, también dejó entrever que los soldados de ambos géneros están nerviosos ante el cambio.

Como aproximadamente una de cinco posiciones del ejército se considera relacionada con el combate, los comandantes recurren a la ciencia para encontrar una norma unisex para juzgar qué soldados tienen aptitud física para pelear en guerras.

Las pruebas en Fort Stewart y otras bases de Estados Unidos se separan de las normas que han prevalecido mucho tiempo en el Ejército de aptitud física —flexiones de tronco, sentadillas y carreras de 3,2 kilómetros (dos millas)— para centrarse en su lugar en tareas del campo de batalla, como arrastrar a un compañero herido a lugar seguro o instalar y retirar un cañón pesado de un arma 25 milímetros montada en los vehículos Bradley.

David Brinkley, jefe adjunto del estado mayor para operaciones en el Mando de Entrenamiento y Adoctrinamiento del Ejército en Fort Eustis en Virginia, dijo que algunas personas creen que el Ejército establece requisitos irreales mientras otros consideran que las normas serán más bajas para permitir a las mujeres pelear en las líneas del frente.

"No queremos hacer ninguna de esas dos cosas. Por eso basamos esto en las cosas reales que deben hacerse", dijo.