• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Esposa de Alan Gross a Obama: No lo deje morir en Cuba

Judy Gross, esposa del detenido en Cuba Alan Gross, protesta en frente a la Casa Blanca / Reuters

Judy Gross, esposa del detenido en Cuba Alan Gross, protesta en frente a la Casa Blanca / Reuters

Judy Gross exhortó al presidente de EE UU a que "se implique personalmente y haga todo lo necesario para que Alan regrese a casa"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La esposa del subcontratista estadounidense Alan Gross pidió este martes frente a la Casa Blanca que el presidente Barack Obama interceda personalmente en la liberación de su marido y "no lo deje morir en Cuba", al cumplirse cuatro años de su encarcelamiento en esa isla caribeña.

Judy Gross estuvo arropada por un centenar de personas convocadas por el Consejo de Relaciones de la Comunidad Judía, incluido el alcalde de Washington DC, Vincent Gray.

"Necesitamos al presidente Obama. Quiero pedir al presidente, el líder de esta gran nación, que se implique personalmente y haga todo lo necesario para que Alan regrese a casa y que no lo deje morir en Cuba", dijo emocionada la esposa de Gross.

Judy Gross envió una carta a Obama, cuyo contenido ya se dio a conocer este lunes, en la que su marido pide al presidente que no le abandone a su suerte en Cuba, donde está sometido, según su testimonio, a un duro régimen de confinamiento en una pequeña celda 23 horas al día.

En la carta a Obama, Alan Gross asegura que se ha dado cuenta que solo con la ayuda "personal" del mandatario puede conseguir su libertad y le recuerda sus promesa de que el Gobierno estadounidense "removerá cielo y tierra para liberar a cualquiera que sea capturado en territorio extranjero".

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo hoy en su rueda de prensa diaria que Obama "se ha involucrado personalmente para que líderes extranjeros y otras figuras internacionales usen su influencia en Cuba para promover la liberación del señor Gross".

Además, según Carney, el Departamento de Estado ha mantenido en primera línea en sus conversaciones con el Gobierno cubano el caso de Gross y "ha dejado clara la importancia que para Estados Unidos tiene su bienestar".

"Reiteramos hoy nuestro llamado al Gobierno cubano para que libere a Alan Gross", enfatizó Carney, quien agregó que el encarcelamiento del contratista judío estadounidense "sigue siendo un obstáculo" para unas relaciones "más constructivas" con Cuba.

Judy Gross, de 42 años, criticó que el Departamento de Estado haya reiterado esta semana su petición de una liberación "sin condiciones" de su marido, algo que dijo "es una sentencia de muerte" para él.

En la concentración frente a la Casa Blanca, la esposa de Gross leyó un comunicado en el que su esposo agradece las muestras de apoyo durante los últimos cuatro años, así como la asistencia de la Sección de Intereses de EE.UU. en Cuba, pero asegura que está perdiendo la esperanza y la salud en la cárcel.

Alan Gross, de 64 años, fue detenido y encarcelado el 3 de diciembre de 2009 y dos años más tarde recibió una condena a 15 años de cárcel por lo que el Gobierno cubano describió como "acciones contra la integridad territorial del Estado".

El Gobierno estadounidense mantiene que Gross trataba simplemente de proporcionar acceso "sin censura" a Internet para "una pequeña comunidad religiosa" judía en la isla.