• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

España espera recuperar la confianza de inversores en 2013 y una banca saneada

Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno español / AP

Mariano Rajoy, el presidente del Gobierno español / AP

Los ajustes y recortes exigidos por la Comisión Europea y llevados a cabo por el gobierno de Mariano Rajoy y la persistente recesión económica han disparado el desempleo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, augura una recuperación de la confianza de los inversores en España en 2013, a la vez que se muestra convencido de que los bancos nacionalizados devolverán las ayudas que han recibido.

"El futuro se presenta mucho mejor que hace un año", dijo hoy De Guindos en una entrevista con EFE, en la que aseguró que "los fundamentos de la economía española son sólidos" y el Tesoro de España "podrá hacer frente a las volatilidades y las situaciones de incertidumbre que se puedan producir a corto plazo".

Pronosticó que si se siguen disipando las dudas sobre el euro y se ponen en valor las reformas llevadas a cabo, la prima de riesgo española -diferencial entre el bono español a 10 años y el alemán del mismo plazo- se situará por debajo de los 300 puntos básicos.

La prima de riesgo española, considerada el termómetro de la confianza de los inversores en la economía del país, se situaba el viernes en 368 puntos básicos, tras subir por encima de los 400 puntos como reacción a los resultados de las elecciones italianas de la semana pasada, e incluso llegó a superar los 600 puntos en los peores momentos de la crisis en 2012.

La crisis en España se originó con la explosión de la "burbuja inmobiliaria", arrastrada por la estadounidense tras el colapso del banco de inversiones Leman Brothers en 2008, cuya onda expansiva ha golpeado duramente a Europa.

Los ajustes y recortes exigidos por la Comisión Europea y llevados a cabo por el gobierno de Mariano Rajoy y la persistente recesión económica han disparado el desempleo, que en febrero alcanzó el nivel récord de un 26 % de la población activa, lo que supone el índice de paro más alto en la UE después de Grecia.

De Guindos calcula que para 2013 la economía española se contraerá un 0,5 % del PIB, una estimación más optimista que las de los organismos internacionales, y que el perfil del año en curso "va a ser positivo".

Subrayó que, tal y como la propia Comisión Europea (CE) ha dicho, en 2013 España no necesitará más ajustes económicos y recordó que el planteamiento del Gobierno español es intentar hacer compatible la reducción ineludible del déficit público con la promesa de que la subida llevada a cabo del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) se revertiría en 2014.

En cuanto al déficit, De Guindos aseguró que en 2013 se llevará a cabo una "importante" reducción adicional sobre el 6,7 % con el que acabó 2012.

Para 2014 y 2015, "ya con crecimientos positivos", el Gobierno tiene prevista una bajada adicional del desequilibrio entre ingresos y gastos de las administraciones públicas.

Así, el Ejecutivo español prevé un crecimiento de la economía el año próximo, unido a una mejora del entorno económico internacional, con un impacto positivo para la consolidación presupuestaria y la creación de empleo.

De Guindos también está convencido de que la evolución de los intereses de la deuda pública serán más favorables por una mejor percepción internacional de España.

En este sentido, el ministro reconoció que los recientes casos de corrupción destapados en España "no es positivo" para la imagen del país, pero se mostró confiado en que no tengan mucho impacto, porque, según dijo, "no es una cuestión" para los inversores internacionales, ya que en los numerosos contactos que mantiene con ellos no ha tenido "muchas preguntas" sobre el tema.

Como resultado del proceso de saneamiento del sistema financiero español, De Guindos subrayó que "no existe ningún sistema bancario en Europa con el grado de transparencia de España".

En estos momentos el sistema español es "muy transparente" y ha puesto de manifiesto que es capaz de hacer frente a circunstancias "extremadamente difíciles" y en los casos de los que no han podido, se les ha puesto "mucho capital" y se les ha librado de la exposición al riesgo promotor inmobiliario.

En este sentido, se ha puesto en marcha la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como "banco malo" para los activos tóxicos de los bancos y cuenta con una línea de crédito de unos 40.000 millones de euros.

España ha recibido hasta ahora de cerca de 41.000 millones de euros de la línea de crédito de hasta 100.000 millones que sus socios europeos acordaron en julio pasado poner a su disposición para acometer la reestructuración de la banca en problemas.