• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

España calificó de intolerables y de amenaza palabras de Maduro

El presidente de España, Mariano Rajoy | Foto EFE / Archivo

El presidente de España, Mariano Rajoy | Foto EFE / Archivo

Delcy Rodríguez afirmó que por orden Ejecutiva está analizando las relaciones diplomáticas entre ambos países. Los embajadores Isea y Pérez-Hernández y Torra fueron convocados

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las relaciones entre España y Venezuela se vislumbran turbias. El gobierno de España, presidido por Mariano Rajoy, calificó ayer de intolerables las últimas declaraciones contra Madrid del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, las cuales asumió como un insulto y una amenaza. España aseguró, además, que este tipo de comentarios no contribuyen a un mínimo entendimiento entre los dos gobiernos, de acuerdo con la agencia EFE.

En un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores se explicó que Pablo Gómez de Olea, director general de Iberoamérica, le hizo saber a Mario Isea, embajador de Venezuela en Madrid, acerca del malestar de La Moncloa y el rechazo por las palabras de Maduro.

“El embajador de Venezuela ha tomado nota de estos mensajes y ha señalado que los comunicaría a sus autoridades”, dice el comunicado.

Maduro criticó el martes una resolución aprobada en el Congreso de los Diputados de España en favor de la liberación de políticos venezolanos encarcelados y dijo que preparará un conjunto de “respuestas integrales para dar la batalla y para no aguantar abusos, desprecios, racismo”.

El mandatario ordenó analizar la agresión de la que están siendo víctimas los venezolanos en la península  ibérica, “por parte de las élites corruptas y corrompidas de España”.

La Moncloa expresó que sus autoridades han sido y serán siempre respetuosas de la dignidad de las personas que ocupan cargos de gobierno en Venezuela.

Reacciones ásperas. En respuesta al llamado del embajador venezolano en Madrid, la Cancillería venezolana convocó ayer al embajador de España en Caracas, Antonio Pérez-Hernández y Torra, para expresarle formalmente el reclamo por las “reiteradas declaraciones injerencistas e irrespetuosas de sus autoridades en contra del gobierno de Venezuela”, afirmó la canciller venezolana, Delcy Rodríguez.

Rodríguez agregó que por orden de Maduro la Cancillería está actualmente haciendo una revisión exhaustiva de las relaciones diplomáticas entre Venezuela y España. Agregó que durante la reunión con el embajador español, le leyó todas las “declaraciones injerencistas” que las autoridades de su país han realizado contra Venezuela desde hace seis meses.

“Le señalé (a Pérez-Hernández y Torra) qué normas del derecho internacional están irrespetando” con sus declaraciones, afirmó Rodríguez, luego de la reunión con el diplomático español, y pidió que se respete la soberanía venezolana. La canciller agregó que el gobierno de Venezuela no aceptará declaraciones de este tipo “vengan de donde vengan”.

A pesar de que Maduro aseguró que tomará acciones de carácter político, económico, social, diplomático, popular y mediático, la Cancillería no informó de las medidas que Venezuela podría ejercer contra España, pero señaló que pronto se sabrán.

La resolución del Parlamento español aprobado el martes con 306 votos a favor, 19 en contra y 1 abstención, pide la puesta en libertad inmediata de opositores como el dirigente Leopoldo López y el alcalde de Caracas Antonio Ledezma, entre otros. La proposición de ley salió adelante con los votos a favor de todos los grupos salvo los de la Izquierda Plural y Amaiur, ERC y BNG.

El Parlamento Europeo también aprobó el 13 de marzo una resolución similar con los votos en contra de Podemos e Izquierda Unida.

Algunos partidos venezolanos de oposición recordaron ayer las posiciones del secretario general de Naciones Unidas, de la OEA y de varios gobiernos americanos (como la llamada Declaración de Panamá) en contra de las detenciones a dirigentes opositores por parte de Maduro.

 

Arremetidas de un lado y otro
En los últimos meses España y Venezuela han declarado recíprocamente en contra de sus gobiernos en varias ocasiones.

El 20 de febrero Nicolás Maduro denunció la existencia de un supuesto eje Madrid-Bogotá-Miami para derrocar su gobierno, pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de España prefirió ignorar sus palabras, de acuerdo con el diario ibérico El País.

“Desde Madrid, la derecha; de Bogotá, la ultraderecha, y de Miami, la ultraderecha, han hecho un eje Madrid-Bogotá-Miami para conspirar contra nuestra patria y todos los días sacan barbaridades de Venezuela”, afirmó Maduro en un acto en Caracas.

En ese entonces, Maduro también exigió a las empresas españolas radicadas en Venezuela que mediaran para que su gobierno tenga una mejor imagen en España, lo cual fue visto por Madrid como una amenaza a los privados y fue calificado como una solicitud “absolutamente intolerable”. Como consecuencia, Maduro envió una delegación política a Madrid “para explicar la verdad” de Venezuela.