• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Equipos siguen "nuevas pistas fiables" del avión desaparecido en Índico

Autoridades dan nuevos detalles sobre el caso del avión de Malaysia desaparecido / Reuters

Autoridades dan nuevos detalles sobre el caso del avión de Malaysia desaparecido / Reuters

"El aparato voló a mayor velocidad que la anteriormente se había calculado, lo que resultó en un mayor consumo de combustible y lo que reduce la distancia que posiblemente viajó antes de estrellarse en el sur del océano Índico", informaron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los equipos de reconocimiento cambiaron este viernes el área de búsqueda de los restos del avión malasio desaparecido en aguas del océano Índico después de conocerse "nuevas pistas fiables" sobre su posible paradero.

Así lo informó la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA, por sus siglas en inglés) en un comunicado en el que precisó que la búsqueda se centrará a unos 1.850 kilómetros al oeste de la ciudad australiana de Perth y cubrirá un área de 319.000 kilómetros cuadrados.

Aun no se ha hallado rastro del MH370 de Malaysian Airlines, que en días anteriores se suponía siniestrado en un área más remota hacia el sur, 2.500 kilómetros al suroeste de Perth.

La nueva información, proporcionada por el equipo internacional de investigación en Malasia, está apoyada en el análisis continuo de los datos del radar entre el mar de China Meridional y el Estrecho de Malaca antes de que se perdiera el contacto con el avión.

"El aparato voló a mayor velocidad que la anteriormente se había calculado, lo que resultó en un mayor consumo de combustible y lo que reduce la distancia que posiblemente viajó antes de estrellarse en el sur del océano Índico", indicó AMSA.

En una rueda de prensa en Camberra entre el portavoz de AMSA, John Young, y el representante de la Oficina Australiana de Seguridad en el Transporte, Martin Dolan, consideraron que esta información es la "más fiable" hasta el momento.

"Sin embargo, esta información necesita ajustarse continuamente debido a la duración del tiempo que ha pasado desde que el avión desapareció y el posible desplazamiento de cualquier resto en la superficie del océano", comentó Dolan.

"La búsqueda que hemos hecho hasta la fecha es lo que tuvimos en ese momento. Nueva información se dará a conocer", destacó Young al insistir en que las labores de búsqueda anteriores no han sido una pérdida de tiempo.

"No se trata de una nueva teoría", subrayó Young, al explicar que que cuatro aviones ya se encuentran actualmente la zona de búsqueda, que se encuentra más cerca de las costas australianas "lo que dará un mayor tiempo en la escena".

Además el nuevo punto de la misión de rescate se sitúa fuera de los vendavales de la latitud 40 conocida como los Rugientes Cuarenta, lo que supondría mejores condiciones meteorológicas y a una menor profundidad marina, que es de unos 2.000 a 4.000 metros.

La Organización Australiana de Inteligencia Geoespacial está dirigiendo sus satélites a la nueva zona determinada.

La búsqueda multinacional del avión de Malaysia Airlines se reanudó gracias a la mejoría de las condiciones meteorológicas, después de que ayer se suspendiera la misión aérea a causa del mal tiempo.

En la misión internacional participan diez aviones, mientras una aeronave P3 Orión se encuentra en alerta en tierra como apoyo, mientras que seis barcos, cinco de ellos chinos, se dirigen a la nueva zona de búsqueda.

Hoy se conoció que un satélite japonés detectó una decena de objetos flotantes a unos 2.500 kilómetros al suroeste de la costa australiana, después de que Tailandia y Francia anunciaran que sus satélites captaron 300 y 122 objetos flotantes, respectivamente, todos ellos al suroeste de Perth.

El Boeing 777 despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar.

El examen de los datos de radar y satélite ha llevado a los investigadores a concluir que el aparato dio la vuelta y acabó en el sur del océano Índico, en un lugar lejano de tierra y que no ofrece esperanzas de supervivientes.

A bordo viajaban 153 chinos, 50 malasios (12 forman la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadounidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que embarcaron con pasaportes robados a un italiano y un austríaco.