• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Episcopado nicaragüense considera peligroso "eternizarse" en el poder

Daniel Ortega explicó que requieren "más autonomía para penetrar en la zona, hacer labores de vigilancia" | Foto AFP / Archivo

Daniel Ortega, presidente de Nicaragua | Foto AFP / Archivo

La institución religiosa se refirió a una propuesta de reforma constitucional promovida por los sandinistas y que daría más poder al mandatario Daniel Ortega

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, Sócrates René Sándigo, calificó hoy de "peligroso" que un gobernante intente "eternizarse" en el poder, en referencia a una propuesta de reforma constitucional promovida por los sandinistas y que daría más poder al mandatario Daniel Ortega.

"Sí, es mejor estar abiertos a esa posibilidad moderada de que las personas estén un poco más de tiempo en el poder, con el cuidado de que no vaya alguien a eternizarse, porque eso también es peligroso", dijo el religioso a periodistas.

El obispo añadió que "cuando se perpetúa una institución o una persona, ya tal vez en el futuro sus cualidades, sus capacidades, ya no son las mismas, y detrás de esa persona hay otras con ideas nuevas, con capacidades nuevas, con creatividad".

De acuerdo con Sándigo, esta fue una de las razones por las que el Episcopado nicaragüense se pronunció en contra de la propuesta de reforma constitucional promovida por el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

"No es una cerrazón sin justificación, sino que consideramos que se puede llegar a ese punto (reelección indefinida), pero primero hay que dar prioridades a otros aspectos", explicó el clérigo.

En un pronunciamiento, la Conferencia Episcopal de Nicaragua alertó que la propuesta de reforma a la Constitución "está orientada a favorecer el establecimiento y perpetuación de un poder absoluto a largo plazo, ejercido por una persona o un partido de forma dinástica o por medio de una oligarquía política y económica".

El presidente recibirá más poder con la propuesta de reforma constitucional, podrá ser reelegido indefinidamente y ganar los comicios en primera vuelta con la mayoría simple de votos, además de emitir decretos ejecutivos con fuerza de ley.

La reforma, cuya aprobación parece imparable debido a que el oficialismo cuenta con mayoría en el Legislativo, también otorgaría mayores facultades al Ejército, que controlaría el espectro radioeléctrico y de telecomunicaciones, y sus oficiales generales podrían ocupar cargos públicos sin renunciar a su vida militar.

Las reformas parciales constitucionales en Nicaragua requieren ser aprobadas en dos legislaturas y con al menos el 60 % de los 92 diputados que integran la Asamblea Nacional, es decir con 56 votos.

En la Asamblea Legislativa los sandinistas tienen 63 diputados, lo que les da la mayoría absoluta.