• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Enmascarados se enfrentaron a manifestantes

Según los estudiantes, los opositores con máscaras pertenecen a grupos organizados por Pekín | Foto: EFE

Según los estudiantes, los opositores con máscaras pertenecen a grupos organizados por Pekín | Foto: EFE

Tres de los simpatizantes de Pekín fueron detenidos por la policía, mientras que los prodemocracia reforzaron sus barricadas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La tensión en las calles de Hong Kong crece. Centenares de opositores al movimiento prodemocracia, muchos de ellos enmascarados, se enfrentaron a decenas de manifestantes tratando de derribar las barricadas que construyeron durante el fin de semana.

Los estudiantes aseguran que los opositores pertenecen a grupos organizados por Pekín, tres de ellos fueron detenidos por la policía por posesión de armas peligrosas y asalto.

Al comienzo de los enfrentamientos, que duraron 40 minutos, el grupo pro Pekín, que se identificó como Asociación de Sociedades de Nuevos Territorios, área colindante con la frontera de Hong Kong y China, increpó a los estudiantes. “El pueblo de Hong Kong los odia”, gritaban.

Al mismo tiempo, varios camiones con grúas empezaron a retirar barricadas y tiendas de campaña de los manifestantes.

“Llegaron de repente, algunos con objetos punzantes y empezaron a cortar los cables que sujetan las vallas. Una vez dentro, empezaron a empujarnos e increparnos”, dijo Jeff Mui, uno de los estudiantes.

Tras las detenciones, en el área de Admiralty, los activistas prodemocracia se apresuraron a conseguir refuerzos. Decenas de ciudadanos se echaron a las calles para reforzar las barricadas utilizando todo tipo de materiales, incluyendo palos de bambú, cables y rollos de plástico, e instalaron más tiendas de campaña.

En Causeway Bay, emplearon cemento para reforzar las barreras tras el anuncio de que esta área va a ser despejada pronto por la policía.

Los incidentes ocurrieron en el decimosexto día consecutivo de protestas en la ciudad en demanda del sufragio universal en las elecciones que en 2017 decidirán al próximo jefe ejecutivo (responsable del gobierno local) de Hong Kong.