• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Enfermera británica con ébola abandona el estado crítico

Personal de la salud trabaja en un centro no gubernamental de Médicos Sin Fronteras en Monrovia, para tratar a pacientes con ébola/ AFP

Personal de la salud trabaja en un centro no gubernamental de Médicos Sin Fronteras en Monrovia, para tratar a pacientes con ébola/ AFP

Cafferkey, de 39 años de edad, fue diagnosticada con la enfermedad en diciembre, después de regresar de Sierra Leona 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Mejoró el estado de salud de la enfermera británica Paulinea Cafferkey, infectada por ébola.

Superó la situación "crítica" en la que se encontraba, señaló hoy en un comunicado el hospital londinense Royal Free, donde está ingresada.

Cafferkey, de 39 años de edad, empleada del Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés), fue diagnosticada de ébola en diciembre tras regresar de Sierra Leona, donde trabajaba con la organización humanitaria Save the Children.

El centro médico londinense afirmó que Cafferkey muestra "signos de mejora", después de que el pasado 4 de enero su situación entró en estado crítico.

"El hospital Royal Free anuncia con mucha satisfacción que Pauline Cafferkey presenta signos de mejora y ha abandonado el estado crítico que presentaba", indica el texto difundido.

La nota puntualiza que la paciente todavía permanece aislada.

La sanitaria, nacida en la ciudad escocesa de Glasgow, sigue un tratamiento experimental antivírico elaborado con plasma sanguíneo de otro enfermero británico, Will Pooley, que superó la enfermedad el pasado año.

En virtud de los protocolos en vigor en el Reino Unido, cualquier persona a la que se le ha diagnosticado ébola debe ser trasladada lo antes posible a la unidad de aislamiento preparada especialmente en el hospital Royal Free de la capital británica.

El ébola, cuyos primeros síntomas son fiebre, dolores musculares, cansancio y dolor de cabeza, ha causado la muerte de casi 8.000 personas en África occidental desde que el brote empezó hace un año.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha indicado que el número de personas infectadas en Sierra Leona, Liberia y Guinea ha superado la cifra de 20.000.