• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Empresario venezolano subsidiaba a primera dama peruana

Nadine Heredia, primera dama de Perú / EFE

Nadine Heredia, primera dama de Perú / EFE

Director de Kaysamak visitó el Perú cuatro veces, cuando se realizaron los depósitos a madre y amiga de Heredia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El empresario venezolano Julio Makaren Urdaneta, director principal de Inversiones Kaysamak, firma que giró más de US$ 85 mil al entorno de Nadine Heredia en el 2005.

Según su registro migratorio, que El Comercio revisó, la primera visita de Makaren a territorio nacional duró hasta el 18 de junio del 2005. Su fecha de ingreso no aparece en el sistema, por lo que funcionarios de migraciones no pueden determinar cuándo y cómo llegó.

Cuatro días después de ese viaje, el 22 de junio, Antonia Alarcón, madre de Nadine, recibió de Kaysamak la suma de US$3.962, la primera de nueve transferencias que percibieron de esa empresa durante el 2005, que suman en total US$67. 557.

Semanas después, Makaren regresó al país y salió el 13 de setiembre. Luego, ingresó por Chile el 5 de octubre de ese mismo año. Se quedó dos días. El 20 de octubre, Rocío del Carmen Calderón, amiga de infancia de la primera dama, recibió US$9.962 de Kaysamak. Solo dos meses antes, la firma venezolana también le había girado a su cuenta US$8.961,67. 

La última salida que registra el venezolano data del 26 de mayo del 2006, en plena segunda vuelta electoral en la que participaba Humala. La oficina de migraciones no sabe con exactitud cuándo ingresó, pero sí que salió con destino a Ecuador.

Con deudas y juicios
El nombre Julio Makaren no es muy conocido para la mayoría de venezolanos, pero no ocurre lo mismo con los tribunales del país caribeño, ante los cuales ha comparecido en distintas oportunidades desde los 90.

Este empresario ha enfrentado al menos tres demandas por créditos impagos que tres bancos del país le interpusieron, según los registros digitales del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano. Del primer caso, no hay información disponible, pero de los otros dos sí.

En el 2000, Makaren, a través de Kaysamak, solicitó al estatal Banco Industrial de Venezuela (BIV) 250 millones de bolívares (385.000 dólares) como “capital de trabajo para la reactivación de una industria metalúrgica”, los cuales no canceló y por eso lo demandaron en el 2001. En el 2006, lo condenaron a él y a su entonces esposa, Ana Castillo, a cancelar el monto adeudado más los intereses.

En el 2003, el desaparecido Banco Canarias de Venezuela demandó a Makaren por no pagar una deuda de US$470 mil.