• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Empresario uruguayo procesado por blanqueo de dinero en el "caso Montesinos"

El uruguayo comenzó a recibir giros desde Lima en 2006 y en total fueron mas de 250 los envíos por montos de entre 5.000 y 100.000 dólares, informa la página digital del diario local El País

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un empresario uruguayo y su esposa fueron procesados y encarcelados en Uruguay acusados de "lavado de activos" debido a su relación con el denominado "caso Montesinos" en referencia al exasesor presidencial peruano Vladimiro Montesinos, confirmaron hoy fuentes judiciales.

Montesinos fue asesor del ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000) y enfrenta en su país una megacausa por narcotráfico, corrupción, enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Tanto Fujimori como Montesinos están actualmente presos en su país.

El empresario uruguayo, identificado por sus iniciales S.R.H.N, fue propietario de una casa de cambio de moneda en Montevideo y a través de ella "blanqueó" más de un millón de dólares que le fueron enviados desde Perú.

El uruguayo comenzó a recibir giros desde Lima en 2006 y en total fueron mas de 250 los envíos por montos de entre 5.000 y 100.000 dólares, informa la página digital del diario local El País.

Según el memorándum que la Dirección General de Información e Inteligencia presentó al juez del caso Néstor Valetti, el empresario abrió la casa de cambio "con la presunta finalidad de utilizar la misma como plataforma para la ocultación de maniobras para el lavado de activos".

Incluso, según la información que la Policía aportó al magistrado, en su momento integrantes de un cartel mexicano "habían mantenido contacto" con el ahora procesado para ofrecerle la posibilidad de encargarse de blanquear en la plaza uruguaya 5 millones de dólares, opción que rechazó porque se trataba de una organización "muy pesada".

A pedido del fiscal Juan Gómez, el juez especializado en crimen organizado dispuso los procesamientos de S.R.H.N acusado de "lavado de activos" y de su esposa de iniciales A.N.A.A por "asistencia para el lavado".

Durante la investigación, que se remonta a 2012 y demandó varios meses de labor, la policía intervino el teléfono móvil y el correo electrónico del empresario, además del teléfono de su oficina.