• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Elecciones en 2016 desafiarán a la izquierda en América Latina

Mauricio Macri, Presidente electo de la República Argentina

Mauricio Macri, Presidente electo de la República Argentina

El año 2015 fue el inicio de una serie de cambios políticos en la región

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El referéndum constitucional en Bolivia en febrero próximo (iniciativa que de ser aprobada permitirá al presidente Evo Morales presentarse a la reelección por tercera vez), los comicios generales en Perú, en abril, y las presidenciales en Ecuador en 2017, a las que el presidente Rafael Correa no se presentará, pondrán a prueba a la nueva izquierda en Suramérica, entendida como el modelo político de carácter socialista vinculado al chavismo desde principios de siglo.

El año 2015 fue el inicio de una serie de cambios políticos en la región. El triunfo del conservador Mauricio Macri, en Argentina, no solo acabó con 12 años de kichnerismo, sino que también parece ser el comienzo de un efecto dominó en América Latina que supone un cambio político en la región, seguido de la victoria de la oposición en los comicios legislativos de diciembre en el país luego de 17 años de hegemonía chavista. De acuerdo con los analistas, este viraje es consecuencia del agotamiento de la izquierda que fue liderada por el presidente fallecido Hugo Chávez.

"Hay un desplazamiento de las placas tectónicas políticas en América Latina, con lo cual el hito primigenio del triunfo de Macri y posteriormente la victoria en las legislativas de la Mesa de la Unidad Democrática nos hace prever que va a haber un cambio de marea en el ciclo político latinoamericano en los próximos años",  dijo Gilberto Aranda, profesor en Estudios Internacionales y doctor en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Chile. Añadió que los cambios significan que la oposición de centro y derecha en la región se verán fortalecidas.

En cambio, Antoni Travería, experto en América Latina y director de la Casa América en Cataluña, opinó que es pronto para hablar de un fracaso de la izquierda. Sostuvo que  las circunstancias específicas de Argentina y Venezuela solo han dado pie a un cambio de tendencia en estos países.

La crisis económica es la causa principal del descenso de la popularidad de la izquierda y sus representantes. Aranda indicó que la caída de los precios de las materias primas, en el contexto económico mundial, dificulta las políticas de expansión fiscal y por tanto impide mantener al electorado cautivo.

Travería señaló que es difícil otorgar una causa común a los cambios de paradigmas.  ³Desde que empezaron los gobiernos de socialistas en América Latina cada país ha tenido su propio recorrido². Agregó que no se puede comparar a Venezuela con Ecuador o con Bolivia.

Sobre el futuro de la nueva izquierda, después de los triunfos de la oposición en Argentina y Venezuela (Legislativas), el eventual juicio político contra la presidente de Brasil, Dilma Rousseff, y la decisión de no ir a la reelección del mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, los expertos coinciden en que a pesar del agotamiento del modelo político, no es el fin de los líderes.

³Va haber un fortalecimiento de la oposición, en algunos casos dará para un cambio de gobierno y en otros no.  Veremos una oposición de centro y centroderecha más posicionada², afirmó Aranda.

Travería señaló que la izquierda, en algunos países, debe replantearse y aprender de los errores cometidos. Aranda concordó y añadió que debe reinventarse, evaluar su relación con la sociedad civil y atajar el problema de la corrupción, que es un asunto endémico en la región sin importar la ideología. ³La nueva izquierda no se va acabar y estoy seguro de que el chavismo tampoco. Incluso si pasa a ser oposición², concluyó.

 

 

Realidades en la región

 

Venezuela

 

Es el caso más preocupante en América Latina para los analistas. ³En Venezuela es evidente que hay un agotamiento del modelo. Un cansancio de la población, un hartazgo de un discurso en el que siempre se busca un enemigo exterior², afirmó Travería. Enfatizó que la nueva relación entre La Habana y Washington perjudicó a Venezuela. ³Que el gobierno de (Nicolás) Maduro tenga como paradigma del enemigo exterior a Estados Unidos, cuando Cuba en estos momentos tiene unas relaciones muy a futuro, interesantes y positivas, es llamativo porque los argumentos de la persecución política y el discurso ya están obsoletos², agregóTravería.

 

Argentina

 

El triunfo de un liberal significó un gran cambio para el país sureño y marcó un hito en la región. ³Han sido doce años continuados de gobiernos peronistas de izquierda, simbolizados por la familia Kichner y en estas últimas elecciones (octubre) Cristina Fernández no se pudo presentar. El candidato oficialista Daniel Scioli no era una opción atractiva, además de que representaba la parte más conservadora del kichnerismo², refirió Travería sobre la victoria de Macri. Aranda cree que las medidas económicas aplicadas por el nuevo gobierno serán toleradas si los argentinos perciben que los tribunales están funcionando y se está castigando a los corruptos.

 

Ecuador

 

³La presidencia de Rafael Correa en Ecuador es exitosa. Podemos hacer críticas sobre libertad de expresión, su autoritarismo cuando ejerce el poder, pero si observamos el país que recogió Correa y cómo lo va a dejar, es la noche y el día², afirmó Travería.

No obstante, Correa anunció que no iría a la reelección. Esto genera la incógnita de si su partido Alianza País podrá ser reelegido sin el carisma del mandatario. ³El presidente Rafael Correa ha tomado una medida acertada², dijo el experto. Sin embargo, Travería señaló que sin Correa se le hace difícil ver que sus partidarios puedan ganar las elecciones.

 

 

Brasil

 

El país ha sido azotado por la crisis económica y la corrupción, lo que ha traído como consecuencia un posible juicio a la presidente Dilma Rousseff.

Aranda afirmó que en Brasil se puede ver que la oposición se va a consolidar. ³El liderazgo de Rousseff se ha visto en problemas y la oposición está recabando apoyos. Pero no podemos adelantar que esto vaya a cambiar el gobierno de Brasil porque queda mucho para las elecciones y todavía está la figura de Luiz Inácio Lula da Silva², destacó.

³Si se presenta Lula con todo el carisma y el liderazgo que tiene, la derecha tiembla porque serán 24 años lo que puede estar el Partido de los Trabajadores gobernando², coincidió Travería.

 

 

Perú

 

La presidencia de Ollanta Humala no se puede considerar como parte de la nueva izquierda aunque así fuera en sus inicios e incluso se le llegó a vincular con el chavismo. En Perú no hay oportunidad de reelección, lo que da pie a que haya un cambio a un gobierno de centro o centroderecha. La izquierda peruana será sometida a prueba, pero no se vaticina probalidades de triunfo. Aranda y Travería señalaron que la derecha es la que tiene altas posibilidades, representada por Keiko Fujimori,  hija del ex presidente Alberto Fujimori. Pero Travería agregó que de ser así su victoria sería por la debilidad de los otros candidatos.

 

Bolivia

 

El gobierno del presidente Evo Morales es uno de los más estables en la región, afirmaron los especialistas. ³Es la única de la nueva izquierda que va a sobrevivir este agotamiento², afirmó Aranda. El liderazgo de Morales está muy fortalecido y probablemente podrá reelegirse en unos años, aseguró el profesor de la Universidad de Chile. ³Morales ha transformado Bolivia en pocos años², añadió Travería. La prueba evidente de que el presidente ha hecho un cambio es que la provincia de Santa Cruz, que era la más opositora, fue ganada por el mandatario en las últimas elecciones, situación que a juicio de Travería, tiene una lectura de éxito.

 

Uruguay

 

El ex presidente José ³Pepe² Mujica es una figura que tiene más compatibilidad con el modelo político chavista que su sucesor, Tabaré Vázquez, que tiende más al centro, aseveró Aranda.

Travería indicó que el gobierno de Mujica era el ejemplo por imitar en América Latina  seguido de Vázquez, que en su opinión está llevando una magnífica gestión de gobierno. ³Hay consenso en Uruguay de que las cosas están funcionando², afirmó. Travería agregó que el país, junto con Bolivia, es uno de los más estables de la región y el menos preocupante.

Chile

 

Chile no se puede vincular con la nueva izquierda. Aranda expone que a pesar de ser un gobierno socialista, la economía y el proyecto de desarrollo de Chile es liberal. ³El desgaste del gobierno de Michelle Bachelet se debe a un descontento con la clase política y con la corrupción no necesariamente con la izquierda², destacó el analista.

"Un solo hecho de corrupción ha deteriorado la imagen de una presidente que estaba inmaculada", dijo Travería.

Chile, a pesar de la tendencia en la región y la desaceleración de la economía, está creciendo, afirmó Aranda.