• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Ejecutados siete jóvenes saudíes por robo pese a la presión de activistas

Testigos indicaron que los siete jóvenes murieron fusilados, justo unos días después de que Arabia Saudí autorizase los fusilamientos como alternativa a las decapitaciones, ante la escasez de verdugos especializados en ejecutar con sable

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las autoridades saudíes ejecutaron hoy a siete jóvenes condenados a la pena capital por asaltar joyerías, sin que la presión de grupos de derechos humanos y familiares haya conseguido cambiar el desenlace previsto.

El director de la organización Al Karama (La dignidad), Rachid Mesli, aseguró a Efe que los reos fueron ajusticiados sobre las 08.00 hora local (05.00 GMT) en la localidad de Abha, en el suroeste del país.

Una foto tomada justo antes de ese momento y difundida en medios de comunicación saudíes muestra el lugar donde supuestamente se cometieron las ejecuciones, aunque en ella no aparecen los condenados y solo se observa a militares que se encuentran cerca de un hoyo cavado en la tierra.

Testigos indicaron a Al Karama que los siete jóvenes murieron fusilados, justo unos días después de que Arabia Saudí autorizase los fusilamientos como alternativa a las decapitaciones, ante la escasez de verdugos especializados en ejecutar con sable.

El activista saudí Mohamed al Otaibi, que estuvo en contacto con asistentes al acto, confirmó a Efe el fusilamiento, que en el sur del país se lleva a cabo "de vez en cuando".

Además, descartó que el cabecilla de la banda fuese finalmente colgado de un poste a modo ejemplarizante, como estaba previsto que ocurriera.

Grupos de derechos humanos habían llamado a Arabia Saudí a detener la aplicación de la pena de muerte de estos jóvenes, que fue programada para el pasado día 5 y luego pospuesta una semana.

Incluso se pensó en un eventual indulto del monarca Abdalá bin Abdelaziz, una posibilidad que un hijo del rey, el príncipe Mutab, trasladó a las familias que habían acampado frente al Palacio Real de Riad en forma de protesta.

Pero los preparativos para las ejecuciones siguieron adelante y hoy el Ministerio de Interior saudí justificó en un comunicado la muerte de quienes -dijo- habían formado una banda que perpetraba "asaltos armados y robos".

Esos delitos se castigan con la muerte, la crucifixión, el destierro o la amputación de una mano y un pie, según la ley islámica o "sharía", recordó el Gobierno del reino saudí, donde rige una interpretación muy estricta del islam.

Para el ministerio, la pena de muerte sirve de castigo "ejemplar" para que nadie más repita esos delitos, y advirtió de que seguirá aplicándola en ese tipo de casos.

Los ejecutados son Sarhan al Mashayej, Said al Omai, Ali al Shahri, Naser al Qahtani, Abdulaziz al Omri, Ali al Qahtani y Said al Shahrani.

Todos ellos fueron detenidos en 2006, cuando todavía tenían menos de 18 años, por lo que en un principio fueron trasladados a una cárcel de menores y llevados a una de adultos con el paso de los años, dijo a Efe ayer Al Shahrani en una conversación telefónica desde la prisión.

El condenado negó haber participado en asaltos a joyerías, aunque reconoció haber cometido anteriormente delitos menores "por ignorancia".

Al Shahrani se quejó también de haber sido sometido a torturas físicas y psicológicas para obtener su confesión y denunció que su juicio estuvo plagado de irregularidades, ya que no tuvo abogado y las vistas fueron secretas y con la única presencia de jueces y militares.

Ante la sospecha de que el proceso no había sido justo, varias organizaciones internacionales como Human Rights Watch (HRW) o Amnistía Internacional también instaron a las autoridades a detener de inmediato las ejecuciones.

HRW recordó que la Convención de los Derechos del Niño, que el reino saudí ratificó en 1996, prohíbe la pena de muerte por delitos cometidos antes de los 18 años y que todos los sentenciados tenían entre 16 y 20 años cuando fueron arrestados en 2006 por un delito perpetrado el año anterior.