• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Egipto endurece las penas por acoso sexual

La nueva ley, aprobada en mayo por el Gobierno, estipula condenas a prisión de no menos de seis meses y multas de entre 420 y 700 dólares

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El presidente interino egipcio, Adli Mansur, ha aprobado una enmienda del Código Penal que aplica penas más severas de cárcel y multas contra aquellos que cometan acoso sexual, una lacra muy presente en las calles egipcias.

Según recogen hoy los medios oficiales, esta nueva ley -aprobada en mayo pasado por el Gobierno- estipula condenas a prisión de no menos de seis meses y multas de entre 3.000 y 5.000 libras egipcias (entre 420 y 700 dólares).

La ley recrudece la pena si el acosador es recurrente, lo que conlleva un castigo de hasta un año de cárcel y una sanción de entre 5.000 y 10.000 libras egipcias (entre 700 y 1.400 dólares).

También las penas son mayores si el acoso pretende conseguir una relación sexual (mínimo un año de cárcel) o si el agresor tiene una autoridad profesional, familiar o escolar sobre la víctima.

En este último caso, el castigo oscilará entre dos y cinco años de cárcel y una multa de entre 20.000 y 50.000 libras egipcias (2.800 y 7.100 dólares).

La ley anterior, que data de 2011, contemplaba un castigo máximo de un año de cárcel y una multa de 5.000 libras egipcias (unos 700 dólares).

Según una encuesta del Consejo Nacional de la Mujer en Egipto, el 51,6% de las consultadas admitió haber sido acosada verbalmente, un 32% víctima de tocamientos y otros actos físicos, y un 12% de secuestros y violaciones.

Otros estudios sostienen que el 90% de las egipcias ha reconocido que ha sido acosada en público en Egipto, donde sobre todo durante las festividades es común las turbas de jóvenes persiguiendo a las mujeres y donde en los últimos tres años se han registrado varios casos graves de asalto sexual durante manifestaciones.

Esta ley no fue la única aprobada por Mansur anoche, poco más de 48 horas antes de que deje el puesto con la toma de posesión del presidente electo, Abdelfatah al Sisi.

Otra es la prohibición de ejercer a aquellos imanes que no cuenten con un certificado oficial, emitido por el Ministerio de Asuntos Islámicos o la institución suní de Al Azhar.

Los que violen la ley afrontan entre tres meses y un año de cárcel y una multa de entre 20.000 y 50.000 libras egipcias (2.844 y 7.112 dólares).

Desde el golpe militar contra el presidente islamista Mohamed Mursi, las autoridades interinas de Egipto han intentado controlar las mezquitas para evitar que los clérigos instaran en sus sermones a apoyar a los Hermanos Musulmanes.

Entre la batería de medidas adoptadas por Mansur también figura un impuesto del 5% durante tres años para los millonarios egipcios, con el fin de aliviar el déficit público.

Además, el jueves, el presidente interino aprobó la ley que regirá las próximas elecciones legislativas, que fue rechazada por varios partidos políticos por beneficiar a los candidatos independientes.