• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Estados Unidos estaría en aprietos si concede visa a Al Bashir

El presidente de Sudán del Norte está acusado ante la Corte Penal Internacional por genocidio y otros crímenes contra la humanidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Omar Hasan Ahmad al Bashir, presidente de de Sudán del Norte, ha solicitado una visa a Estados Unidos para asistir a las reuniones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, cosa que podría poner a este país en una complicada situación diplomática, según reveló el New York Times.

Estados Unidos, como país anfitrión de la ONU, debe expedir visados ​​para las delegaciones que asistan a las reuniones. Como muestra de ello, en el pasado, el permiso ​​se ha concedido a algunos líderes mundiales que han tenido disputas con el Gobierno estadounidense, entre ellos a Fidel Castro, de Cuba; a  Robert Mugabe, de Zimbabwe; a Mahmud Ahmadineyad, de Irán, y a Hugo Chávez Frías, de Venezuela.

Al Bashir está acusado ante la Corte Penal Internacional por genocidio y otros crímenes relacionados con el conflicto en la región occidental de Darfur, en Sudán, donde 200.000 personas murieron y más de 2 millones fueron desplazadas por una década de enfrentamientos entre el Gobierno y los rebeldes.

De acuerdo con el periódico estadounidense la embajadora de  Estados Unidos ante la ONU,  Samantha Power, confirmó que había recibido el lunes la solicitud, pero había dicho que sería lamentable, cínico e  inapropiado que Al Bashir asista a las sesiones en Nueva York. "Sería más apropiado que se presente ante la CPI y viaje a La Haya ", agregó.

Elise Keppler, director del programa de justicia internacional adjunto de Human Rights Watch, consideró imperativo que el Consejo de Seguridad se oponga a la asistencia del mandatario a la asamblea. "Si Al Bashir asiste a la Asamblea General, será un desafío a los esfuerzos del Consejo de Seguridad para promover la justicia para los crímenes cometidos en Darfur ", alegó.

En marzo de 2009, jueces de la Corte Penal Internacional ordenaron su arresto, acusándolo de crímenes de guerra y contra la humanidad. En 2010, el tribunal emitió una segunda orden de arresto por  cargos de genocidio. Aunque el mandatario de Sudán ha logrado hacer algunos viajes internacionales, se ha visto obligado a omitir otros eventos en el extranjero debido a las acusaciones en su contra.