• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Cada vez es más difícil para EE UU espiar programas nucleares de adversarios

El estudio de cien páginas asegura que "la adquisición real o el riesgo de adquisición de armas nucleares por parte de un mayor número de actores está aumentando a cifras no vistas desde el comienzo de la Guerra Fría"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las técnicas de no proliferación para detectar desarrollos nucleares ocultos de adversarios de Estados Unidos son "inadecuadas o, en muchos casos, no existen", según un informe interno del Pentágono dado a conocer este viernes.

El estudio de cien páginas (1.usa.gov/19Sn3Vm) asegura que "la adquisición real o el riesgo de adquisición de armas nucleares por parte de un mayor número de actores está aumentando a cifras no vistas desde el comienzo de la Guerra Fría".

Según el Pentágono, "las tecnologías y procesos diseñados para la verificación de tratados (de no proliferación) e inspecciones son inadecuadas para las nuevas realidades".

Entre las tretas utilizadas para ocultar tecnología de armamento nuclear destacan: el uso de tecnología no convencional, así como "instalaciones sin declarar u operaciones encubiertas, como pruebas por debajo del umbral de detección o adquisición de materiales o armas a través del robo".

El documento ha visto la luz a escasos dos meses de que el presidente estadounidense Barack Obama, que desde su llegada al poder se puso como objetivo reducir la proliferación nuclear, asista a la Cumbre de Seguridad Nuclear de la Haya.

Estados Unidos sigue presionando para que países como Corea del Norte o Irán contengan sus ambiciones nucleares, que el estudio recuerda "es visto como la manera más asequible y efectiva a la disuasión por medio de un mayor número de fuerzas convencionales".

El informe en sí no menciona qué países u organizaciones considera hostiles y espía para determinar el alcance de sus programas nucleares.

Estados Unidos ha intentado supuestamente recopilar información de inteligencia del programa nuclear iraní, que Teherán ahora ha abierto a inspectores y que asegura que tiene fines energéticos civiles.

Además, Washington dedica un gran número de recursos a espiar los programas de potencias atómicas declaradas y firmantes del Tratado de No Proliferación Nuclear como Rusia o China, así como otros fuera de ese compromiso como India, Pakistán, Israel o Corea del Norte.

El informe recomienda mejorar la recopilación de inteligencia para detectar desarrollos nucleares desde las más tempranas etapas, incluyendo las fuentes disponibles cada vez con más frecuencia en internet o el sector privado, "la Inteligencia del hombre pobre".