• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU avanza hacia el objetivo de proporcionar armas a la oposición siria

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney / AP

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney / AP

"No voy a catalogar o detallar toda la ayuda que estamos ofreciendo a la oposición siria. Pero hemos estado proporcionando asistencia a la oposición y al Consejo Militar sirio y lo vamos a seguir haciendo", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno estadounidense está avanzando en su objetivo de proporcionar armas a la oposición siria, anunciado en junio, gracias a que el Congreso ha dado su aprobación tras vencer las reservas iniciales al respecto.

Se espera que esa ayuda incluya armamento pequeño, municiones y posiblemente también armas antitanque, pero el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, rehusó entrar hoy en detalles.

"No voy a catalogar o detallar toda la ayuda que estamos ofreciendo a la oposición siria. Pero hemos estado proporcionando asistencia a la oposición y al Consejo Militar sirio y lo vamos a seguir haciendo", dijo Carney.

Al menos 93.000 personas han muerto en Siria desde el inicio del conflicto en marzo de 2011, según datos de Naciones Unidas, aunque el Observatorio Sirio de Derechos Humanos ha elevado ya la cifra a más de 100.000.

El presidente de EE.UU., Barack Obama, "se ha comprometido a un aumento gradual de esa asistencia cuando sea necesario por las circunstancias que encontremos y por la necesidad de fortalecer y unir aún a más a la oposición", agregó.

Según Carney, el presidente Bachar al Asad "nunca controlará Siria de nuevo" y la ayuda militar a los rebeldes tiene como propósito "reforzar su cohesión" y "mejorar sus circunstancias" para lidiar con el "asalto" que están sufriendo por parte de las fuerzas del régimen.

La aprobación del Congreso, votada la semana pasada en sesiones a puerta cerrada, significa que Obama ya puede autorizar a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a activar el plan de ayuda militar a los rebeldes, que estaba paralizado tras haber sido anunciado por la Casa Blanca en junio.

Algunos legisladores, entre ellos el senador y excandidato presidencial republicano John McCain, han criticado ese plan porque lo consideran insuficiente y han pedido apoyo aéreo estadounidense para los rebeldes.

Mientras, en una carta dirigida al Senado y divulgada hoy, el jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Martin Dempsey, sostuvo que una intervención militar de Estados Unidos en Siria costaría unos 1.000 millones de dólares mensuales y pondría en riesgo otras áreas de la seguridad nacional.

Dempsey analizó cinco opciones diferentes para una intervención de EE.UU., desde la instrucción castrense a los rebeldes al asesoramiento y ayuda, el recurso a ataques limitados, la imposición de zonas de veda de vuelo, el establecimiento de zonas de separación de bandos y el control de las armas químicas.

Todas estas opciones harían avanzar el objetivo militar de "ayudar a la oposición poniendo más presión sobre el régimen", escribió Dempsey en su carta.

"Pero eso no es suficiente para simplemente alterar el balance de poder militar sin una consideración cuidadosa de qué es necesario a fin de preservar un Estado que funcione", advirtió.

El senador McCain criticó la carta del general al afirmar que la pregunta que hay que hacerse es si la situación actual en Siria es "aceptable" y, a su juicio, "obviamente no lo es".

Por su parte, el secretario de Estado de EE UU, John Kerry, se reunió hoy en Washington con líderes de las agencias de la ONU y de otras organizaciones internacionales para abordar los esfuerzos para tratar de "aliviar la crisis humanitaria" en Siria.

"Estamos pasando por un momento muy difícil" para acceder y "proteger" a la población siria, admitió Kerry.