• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU se suma a histórico tratado para regular comercio de armas

El secretario de Estado, John Kerry, firmó el tratado a nombre de EE UU, sumándose a más de la mitad de los Estados miembros de la ONU que lo han suscrito hasta ahora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Estados Unidos, el mayor vendedor de armas en el mundo, se sumó este miércoles a los 89 países que han suscrito el Tratado sobre Comercio de Armas convencionales (TCA) de la ONU, que busca regular un comercio global que mueve hasta 85.000 millones de dólares anuales.

El secretario de Estado, John Kerry, firmó el tratado a nombre de EE UU, sumándose a más de la mitad de los Estados miembros de la ONU que lo han suscrito hasta ahora.

"Este tratado fortalece nuestra seguridad y aumenta la seguridad global sin minar el legítimo comercio internacional de armas convencionales", dijo Kerry tras firmar el acuerdo.

Según Kerry, el tratado no solo evita que las armas caigan en manos de terroristas sino que "no disminuirá las libertades de nadie" en Estados Unidos.

"El tratado reconoce la libertad tanto de individuos como de Estados de obtener, poseer y usar armas para propósitos legítimos", argumentó.

En ese sentido, el Departamento de Estado explicó que el tratado, que aún necesita la ratificación del Senado de EE.UU., "no requiere ningún cambio en las leyes, prácticas y políticas de Estados Unidos".

El tratado, aprobado en la Asamblea General de la ONU el pasado 2 de abril, establece normas para regular el comercio global de armas convencionales, municiones y componentes, con el fin de contribuir a la paz y la seguridad. Los únicos países que votaron en contra del tratado en abril pasado fueron Irán, Siria y Corea del Norte.

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, "da la bienvenida a cada firma de este importante tratado", porque considera que este contribuirá a "reducir la inseguridad y el sufrimiento para los pueblos en todos los continentes", según dijo su portavoz, Martin Nesirky.

"Es de especial significado que el mayor exportador de armas en el mundo, EE.UU., figure ahora entre aquellos países que se han comprometido con la regulación global del comercio de las armas", dijo Nesirky.

En concreto, el tratado busca regular el comercio de equipos como tanques y aviones de combate, misiles, vehículos de combate blindados, helicópteros para operaciones bélicas, y armas cortas.

Entre otros elementos, el acuerdo también prohíbe el traslado de armas convencionales, municiones o componentes a países donde se determine, tras una evaluación de riesgos, pudieran usarse para genocidios o crímenes de guerra.

La firma del tratado por parte de EE.UU. ha generado malestar entre los influyentes grupos de presión conservadores que apoyan la tenencia de armas en este país.

Según observadores, su impacto dependerá en buena medida de los países que finalmente lo ratifiquen y de los mecanismos para su plena aplicación.

El tratado no ha estado libre de controversia, y solo fue adoptado por la ONU tras un largo proceso de negociaciones. El año pasado, las negociaciones se estancaron después de que Estados Unidos pidió más tiempo para revisar el documento.

La Administración del presidente Barack Obama había indicado en junio pasado que firmaría el tratado, pese a las objeciones de grupos que advirtieron que este minaría los derechos constitucionales en Estados Unidos. La Segunda Enmienda de la Constitución consagra el derecho a la tenencia de armas en el país.

Kerry firmó el tratado en el marco de la 68 Asamblea General de Naciones Unidas, donde ha mantenido encuentros bilaterales para tratar asuntos como el conflicto en Siria, el desarme nuclear de Irán y el proceso de paz en Oriente Medio.

Para Shalil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, la firma del tratado por parte de Estados Unidos es un gran "hito" para poner fin "al flujo de armas convencionales que alimentan el abuso y las atrocidades" en el mundo.

"EE.UU. es el mayor vendedor de armas en el mundo pero ha tenido un historial mixto a la hora de suspender suministros de armas basado en el expediente de derechos humanos" de ciertos países, y falta ver que esa nación pase del compromiso "a la acción", agregó Shetty, al insistir en que China y Rusia deben sumarse al tratado.