• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU espera cierre parcial del gobierno

Obama advirtió a los republicanos que no dará marcha atrás en la reforma sanitaria | Foto AP

Obama advirtió a los republicanos que no dará marcha atrás en la reforma sanitaria | Foto AP

La opinión de los ciudadanos está dividida con el nuevo programa de salud que prevé asistir a 48 millones de personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La entrada en vigor el lunes de una disposición clave de la reforma sanitaria de Estados Unidos se ha visto enturbiada por la batalla presupuestaria en el Congreso, pero el Gobierno mantiene que la nueva fase comenzará pase lo que pase.

Salvo un acuerdo de última hora, que parece cada vez más improbable, los estadounidenses amanecerán el lunes con un cierre parcial del Gobierno y una nueva fase de la reforma sanitaria de 2010, cuya implementación es precisamente la causa del desacuerdo que hace inminente la suspensión de las actividades federales.

La Casa Blanca indicó que no aceptará la demanda republicana de vincular el plan presupuestario contra el cierre del Gobierno al retraso en la entrada en vigor de la reforma, y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió que la aplicación de la nueva fase no se detendrá. “Estará abierta pase lo que pase, incluso si hay un cierre del Gobierno. Eso ya está hecho", aseguró Obama.

La nueva etapa consiste en la puesta en marcha, desde el martes y hasta finales de marzo de 2014, de los mercados de seguros médicos, que permitirán a los estadounidenses que no están asegurados elegir un plan que se ajuste a su presupuesto y darán la opción de cambiar a quienes tengan seguro pero no estén satisfechos.

En Estados Unidos hay casi 48 millones de personas que no tienen un seguro que cubra sus gastos médicos y esta nueva fase abre la posibilidad de inscribirse en más de medio centenar de planes privados, antes de que entre en vigor, en enero, otra cláusula que establece la obligatoriedad del seguro médico.

La nueva fase, no obstante, entra en vigor en un momento en que las encuestas reflejan una clara división entre los estadounidenses respecto a la reforma sanitaria y en el que muchos confiesan no comprender bien cómo funcionan los citados mercados de salud.

Cada estado contará con una página web que permitirá a los usuarios comparar distintos planes de salud, que tendrán un costo medio de 328 dólares mensuales en los estados que han dejado la organización en manos del Gobierno federal, según datos oficiales.