• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU sentenció a empresario venezolano a 12 años de cárcel por estafa millonaria

Claudio Osorio, de 54 años, recibió una condena de 12 años y medio de prisión y debe devolver 24 millones de dólares a los inversionistas que estafó con su compañía Innovida Holdings, Inc

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un empresario venezolano fue sentenciado el miércoles por un juez federal en Miami por robarse 10 millones de dólares de inversionistas de alto perfil en Estados Unidos con el fin de llevar una vida de excesos y rodearse de personalidades.

El juez federal William Dimitrouleas sentenció al empresario Claudio Osorio, de 54 años, a 12 años y medio de prisión y a devolver 24 millones de dólares a los inversionistas que estafó con su compañía Innovida Holdings, Inc, informó una fuente en la corte.

Sin perder la compostura, Osorio quiso disculparse con su familia, los empleados de su empresa y los inversionistas estafados.

"He traicionado toda la fe y la confianza que depositaron en mí. Les fallé", dijo Osorio, quien en diciembre fue detenido en su lujosa mansión de Star Island, las islas de Miami Beach donde viven las mayores fortunas de Florida, estrellas de Hollywood y empresarios de todas partes del mundo.

Para el juez Osorio cometió un "fraude extenso" con lo cual justificó su condena, aunque reconoció que el ex empresario se declaró culpable de tres cargos de conspiración en transferencias y lavado de dinero.

El empresario venezolano llegó a compartir con Bill Clinton, Hillary Clinton y Barack Obama en cenas de recaudación de fondos en su casa sobre la bahía de Miami, reseñó el diario The Miami Herald.

Su estafa mayor fue que como director de su empresa Innovida Holdings invitó a inversionistas millonarios, entre ellos estrellas del básquetbol de la NBA -según la prensa local-, y adquirió ayudas del estado federal para construir viviendas de bajo costo en Haití y otros países pobres, que en realidad no llegaron a construirse y el dinero se fue sobre todo en financiar su altísimo nivel de vida.