• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

Paciente de Dallas es el primer caso de ébola diagnosticado en EE UU

El comisionado de salud de Texas, David Lakey, descartó la posibilidad de que se den otros casos de la enfermedad en el estado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un paciente ingresado en el Hospital Presbiteriano de Dallas (Texas) fue confirmado hoy como el primer caso de ébola diagnosticado en Estados Unidos, informaron las autoridades de salud estadounidenses.

"No tengo duda de que vamos a controlar este caso de ébola importado y que no se va a extender en el país", declaró hoy en conferencia de prensa Thomas Frieden, director de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

Frieden indicó que al parecer el paciente viajó de Liberia, uno de los países africanos más afectados por el ébola, a Texas el 19 de septiembre "para visitar a familiares" que viven en Estados Unidos y mostró síntomas cinco días más tarde, cuando fue internado en el hospital.

"Las personas que viajaron en el avión con esta persona no estaban en riesgo ya que no presentó síntomas hasta cuatro días después de llegar", indicó el director de los CDC.

No obstante, Frieden añadió que las personas que han estado en contacto directo o indirecto con el paciente están siendo observadas para evitar que la enfermedad se propague.

El comisionado de salud de Texas, David Lakey, descartó por su parte la posibilidad de que se den otros casos de la enfermedad en el estado.

El paciente se encuentra internado de forma aislada en el Hospital Presbiteriano de Dallas (Texas), después de que se sospechara su contagio por los síntomas que presentaba y su reciente viaje a Liberia.

Este es el primer paciente diagnosticado de ébola en el país, aunque ya han sido tratados cuatro más.

Tres de ellos se han recuperado completamente y otro fue trasladado al Hospital Universitario de Emory hace más de dos semanas, sin que hasta ahora se conozcan detalles de su condición.

Hasta el momento el virus ha causado ya la muerte de más de 3.000 personas en países como Sierra Leona, Liberia, Nigeria, Guinea y Senegal, según cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).