• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU rechaza asesinato de un oficial yemení en Saná

Aqlan trabajó como investigador nacional del servicio exterior en la embajada estadounidense durante los últimos 11 años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno de EE UU condenó hoy enérgicamente el asesinato de un oficial yemení empleado en la embajada estadounidense en Saná, y aseguró que trabaja estrechamente con las autoridades yemeníes para castigar a los responsables.

"Estamos profundamente entristecidos por el asesinato de Kasem Aqlan, un empleado de larga data en la embajada de EE UU en Saná. Condenamos este acto salvaje en los términos más enérgicos posibles y extendemos nuestras más profundas condolencias a su familia y amigos en este momento difícil", dijo en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Nuland señaló que Aqlan, un ciudadano yemení, era un "profesional dedicado" que trabajaba como "investigador nacional" del servicio exterior en la embajada estadounidense durante los últimos 11 años.

"Estamos coordinando estrechamente con las autoridades yemeníes para investigar este ataque y llevar a los responsables ante la Justicia", enfatizó Nuland.

Por su parte, un portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, confirmó que funcionarios del Gobierno estadounidense han estado en contacto con sus pares en Yemen para investigar lo que ocurrió "y nos mantendremos en contacto con ellos" en el curso de la investigación.

Earnest evadió precisar si los responsables de la muerte de Aqlan tienen vínculos con Al Qaida, al reiterar que existe una investigación en curso.

Una fuente del Ministerio del Interior del Yemen dijo a Efe que dos hombres que se desplazaban en motocicleta abrieron fuego contra Aqlan, que se encontraba en su vehículo cerca de su domicilio en la zona Tariq al Setin, en el oeste de la capital.

Los disparos causaron la muerte inmediata del oficial yemení, que trabajaba como contacto entre la Inteligencia yemení y la embajada de Estados Unidos.

Las Fuerzas Armadas yemeníes cuentan en su estrategia contra Al Qaeda con el apoyo de aviones no tripulados estadounidenses, que han intensificado sus ataques contra supuestos objetivos de la red terrorista en los últimos meses.