• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU pidió 60 años para Manning por filtrar a WikiLeaks

Bradley Manning / BBC Mundo

Bradley Manning / BBC Mundo

El soldado Bradley Manning fue encontrado culpable de 20 cargos por filtrar más de 700.000 documentos clasificados sobre la seguridad nacional de Estados Unidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Gobierno estadounidense pidió este lunes que el soldado Bradley Manning sea condenado a 60 años de prisión por sus filtraciones a WikiLeaks antes de que la juez prepare la sentencia, que podría conocerse antes de que termine la semana.

Manning, que ha sido encontrado culpable de 20 cargos, entre ellos violación de la ley de espionaje y robo de información, pero fue absuelto de "ayuda al enemigo", asistió este lunes a los alegatos finales de las partes.

La Fiscalía, que representa al Gobierno estadounidense, pidió una condena de 60 años, inferior al máximo de 90 años que había fijado la juez militar Denise Lind, porque, según explicó, Manning "se merece pasar la mayor parte del resto de su vida bajo custodia".

Para el representante de la Fiscalía, el capitán Joe Morrow, los crímenes cometidos por Manning son "muy serios", por haber mostrado "desprecio extremo" por los intereses de la seguridad nacional de Estados Unidos al filtrar más de 700.000 documentos clasificados a WikiLeaks.

Asimismo, consideró que Manning decidió consciente y repetidamente abusar de la confianza puesta en él por las Fuerzas Armadas durante su despliegue en Irak como analista de inteligencia, entre finales de octubre de 2009 y mayo de 2010, cuando fue detenido.

Además, la acusación pide que Manning sea expulsado del Ejército con deshonor y pague una multa de 100.000 dólares, por el daño económico de sus revelaciones.

Morrow rechazó los argumentos de la defensa de que la cadena de mando militar ignoró las advertencias sobre los problemas psicológicos de Manning y no le retiró el acceso privilegiado a bases de datos del Pentágono y el Departamento de Estado.

En opinión de la Fiscalía, Manning tenía una "agenda" y era un "topo con determinación" destructiva y con el ánimo de un traidor a su patria y no un joven que quería promover un debate sobre los crímenes cometidos por Estados Unidos en la guerra.

Por su parte, el abogado defensor de Manning, David Coombs, consideró que la pena al soldado no debería exceder los 25 años, el tiempo en que los documentos que filtró, entre ellos los diarios de las guerras de Irak y Afganistán y cables diplomáticos, tardarían en ser desclasificados.

Coombs dijo que Manning es un "humanista", cuyo "mayor crimen ha sido preocuparse por las pérdidas de vidas de las que era testigo", según la transcripción que realiza una organización por la libertad de prensa desde el tribunal de Fort Meade (Maryland).

Asimismo, dijo que Manning merece una segunda oportunidad para redimirse y para recuperar el tiempo perdido por unas filtraciones que hizo siendo un "iluso" que pensaba que sus filtraciones pondrían fin a las guerras de Irak y Afganistán y levantarían "la cortina de humo de las guerras".

Coombs también quiso poner en perspectiva los años que Estados Unidos quiere que pase en prisión, al asegurar que el debate que motivaron su filtraciones se "desvanecerá" en la memoria de la opinión pública, pese a que el Gobierno quiere que Manning, de 25 años, "se pudra en prisión".

El abogado defensor se mostró sorprendido de que en su alegato final tuviera que responder a una petición de prisión superior a los 40 años y de hecho la declaración que había preparado estaba basada en una petición de no más de cuatro décadas.

En su opinión, en cuarenta años pasarán muchas cosas, para lo cual mostró una serie de eventos históricos en este intervalo de tiempo en unas diapositivas.

La juez Lind comenzará a deliberar mañana martes y podría tener lista la sentencia en pocas horas, aunque debido a la necesidad de comunicar con antelación a la prensa que ha alcanzado una sentencia, esta podría no hacerse pública hasta el miércoles.

La web Wikileaks puso en 2010 a EE.UU. en medio de una gran controversia al filtrar cables del Departamento de Estado, vídeos y registros de las guerras en Irak y Afganistán, la mayoría confidenciales y que incluyeron, entre otras revelaciones, informes controvertidos de líderes latinoamericanos.

Esa filtración reveló además miles de documentos sobre la guerra en Irak que consignaban numerosas denuncias de torturas y abusos que EE.UU. nunca investigó y muertes de civiles de las que no se informó.