• Caracas (Venezuela)

Mundo

Al instante

EE UU - Cuba: Acercamiento espinoso, pero irreversible

Los mandatarios de Cuba y EE UU se reunieron en Panamá / EFE

Los mandatarios de Cuba y EE UU se reunieron en Panamá / EFE

Expertos afirman que nada detendrá el proceso, pese a que La Habana y Washington tienen exigencias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En la VII Cumbre de las Américas, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su homólogo de Cuba, Raúl Castro, lograron su cometido: una reunión en el centro de Convenciones de Panamá, la esperada foto del apretón de manos de los mandatarios y la admiración internacional. Parece que una nueva era comenzó para la región, pero aún quedan nudos por desenlazar.

El 17 de diciembre de 2014 ambos iniciaron el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas con cautela. El mismo Castro dijo en ese entonces que la lucha para levantar el bloqueo será "larga y difícil". 

Obama reconoció que hay "profundas y significativas" diferencias en este proceso. En Panamá, advirtió que Washington seguirá fijando posición sobre los derechos humanos en la isla, igual que Cuba manifestará discrepancias sobre la política exterior de Estados Unidos. La diferencia, quizás, es justamente la sonrisa con la que Castro acogió esa referencia.

"Podemos discrepar hoy en algo sobre lo que podemos estar de acuerdo mañana", concluyó entonces el líder de la revolución cubana.

Nueva etapa. El proceso de normalización de relaciones diplomáticas parece estar caminando más rápido luego de la Cumbre, en la que "las conversaciones, aunque no resultaron en acuerdos sustantivos, fueron muy positivas y sin hostilidad", afirmó Mark Schneider, vicepresidente senior de International Crisis Group.

Aseguró que un paso significativo es la reciente decisión de Obama, de sacar a Cuba de la lista de países patrocinadores del terrorismo en la que estaba desde 1982.

Para el decano de la Facultad de Educación de la Universidad de Indiana, Gerardo González, sacar a Cuba de la lista abriría caminos para impulsar intercambios comerciales, con el levantamiento de las restricciones financieras.

González, quien dejó Cuba a los 11 años de edad, también rescata la posibilidad de intercambios económicos y sociales entre cubanos y
norteamericanos, lo que ya se ve en algunos programas implementados en las universidades. 

Hasta el momento, el proceso ha avanzado en las flexibilizaciones económicas a Cuba, y con ello la entrada a la isla de bienes y servicios desde Estados Unidos; además de los cambios en las restricciones de viajes de Estados Unidos a Cuba, la puesta en marcha de una conexión directa entre ambos países mediante la compañía estadounidense IDT; el levantamiento de sanciones impuestas a sesenta empresas e individuos que tenían relaciones comerciales con la isla, y la liberación de 53 disidentes por parte de Cuba.

El internacionalista Juan Francisco Contreras señaló: "Cuba comenzó un proceso de políticas destinadas a desmontar los controles hacia los cubanos que ahora pueden establecer actividades comerciales y ejercer oficios, sin depender del Estado". Aseveró que el gobierno de los Castro flexibilizó sus políticas para atraer inversiones extranjeras que le permitan "sobrevivir a la crisis que se prevé por el desastre financiero de Venezuela".

Obstáculos. A pesar de los avances, expertos coinciden en que el proceso tiene un factor en contra: los republicanos del Senado de Estados Unidos y una parte de los demócratas podrían ralentizar la ejecución de los acuerdos. 

Incluso ciertos grupos de la comunidad cubano-americana y el ala radical del Partido Comunista de Cuba, aún se oponen. González señaló que la confrontación ideológica es una barrera que permanece. "Estados Unidos se estableció como un símbolo de resistencia al sistema cubano y hay quien apoya todavía el embargo, que es más un símbolo de esto pero no una medida que diera resultados".

Entre los objetivos por alcanzar están la reapertura de embajadas, facilitar las comunicaciones con la isla; y la devolución del territorio ocupado por la base naval de Guantánamo a Cuba. Además del levantamiento del embargo económico, aunque Schneider aseguró que ³nadie anticipa acciones sobre esto por un tiempo". 

Schneider dijo que Washington también "busca asegurar que sus diplomáticos tengan total libertad de ir a dónde quieran en Cuba y que los cubanos visiten sin obstáculos su embajada en La Habana cuando abra sus puertas". Aún es incierto si esto se resolverá, pues Cuba teme que la eliminación de restricciones de la valija diplomática influya en la disidencia. Contreras afirmó que a pesar de que las partes tienen posiciones y exigencias que condicionan el avance de las negociaciones, "no parece que surja ninguna que detenga el proceso".
"Llegar a un sistema democrático en el que las personas tengan más libertades y oportunidades, sin miedo a la persecución o represión, es el ideal de los cubanos", concluyó González, quien aseguró que si no se observan cambios en este sentido, la opinión pública podría volcarse en contra de las nuevas relaciones. 

Queda por ver si este proceso calificado como "histórico" podrá abordar los desafíos regionales y superará las expectativas de cubanos y
estadounidenses, que han albergado sus esperanzas en el legado de Castro y Obama.